En el pasado, era frecuente que en la mayoría de las sociedades las mujeres se casaran y tuvieran hijos antes de cumplir los 15 años. Sin embargo, con el paso del tiempo y los diferentes cambios en materia de derechos y responsabilidades, muchas mujeres prefieren esperar un tiempo prudente para dar ese gran paso.

Pero ello no quiere decir que no haya mujeres que rompan dicha tendencia en la actualidad. De hecho, las hay y muchas: algunas por decisión propia, otras por simple error de cálculo, y aunque esto no necesariamente implique disgusto, hay muchos casos en los que el contexto no es el más agradable.

Esto ha sido corroborado por un equipo de investigadores del McMaster Children’s Hospital que, consultando el Estudio de Salud de Madres Jóvenes, descubrió que dos de cada tres madres jóvenes sufren de al menos un trastorno de salud mental. Los detalles se publicaron en un artículo en Journal of Adolescent Health.

Comparando madres adolescentes y adultas

El equipo tomó los datos de 450 madres menores de 21 años y 100 madres mayores de 20 años al momento de su primer parto como grupo de control entre los años 2012 y 2015. El Estudio de Salud de Madres Jóvenes del cual se extrajo esta información destacó como uno de los primeros en el mundo en utilizar entrevistas de diagnóstico para examinar problemas de salud mental en las mujeres más allá de la depresión postparto.

Tristemente observaron que las madres adolescentes tienen una prevalencia mucho más alta de trastornos psiquiátricos que las madres mayores de 21 años. Cerca del 40 por ciento de las madres jóvenes tienen más de un problema de salud mental, que por lo general incluye depresión, ansiedad e hiperactividad.

La diferencia es tan notoria que los investigadores reportan que este mayor riesgo es hasta cuatro veces mayor en las madres jóvenes que en aquellas que tuvieron hijos desde los 21 años o en adolescentes sin hijos.

Ahora está bien claro que las madres jóvenes, además de afrontar una maternidad para la que probablemente no están preparadas, deben lidiar simultáneamente con problemas adicionales a la frecuente depresión postparto.

Para los expertos, se trata de un hallazgos invaluable para mejorar o rediseñar los enfoques actuales que abordan problemas como el embarazo precoz y problemas de salud mental en la juventud.

Referencia:

The Mental Health of Young Canadian Mothers. https://www.jahonline.org/article/S1054-139X(19)30875-4/fulltext