Junto al perro, el gato es uno de los animales domésticos más populares, aunque sus personalidades sean tan drásticamente diferentes. Entender a los perros suele ser más sencillo debido a su efusividad y alto nivel de integración con los humanos.

Sin embargo, los gatos siempre han sido algo enigmáticos, y aunque su postura y vocalizaciones son sus principales herramientas de comunicación, entenderlos puede ser un reto incluso para los más cercanos a ellos.

Pues bien, hoy es el Día Internacional del Gato, y para aquellos cuidadores interesados en saber si han interpretado bien las interacciones con su mascota o aquellos que apenas se inician en esta ardua tarea, presentamos algunos tips que pueden ser de gran utilidad. Curiosamente no se trata de maullidos: las señales más importantes son enviadas a través de su cola.

Una cola bien erguida es buena señal

Después de ver Los Aristogatos es difícil imaginar que la cola erguida de los felinos no sea una señal de ego e imponencia, sin embargo, tal parece que no se trata solo de ello. Natalie Marks, una experta en gatos y socia veterinaria de Royal Canin, explica que una cola hacia arriba “transmite felicidad, confianza, comodidad en su entorno y una voluntad de ser amigable e interactivo”.

De hecho, si en lugar de ir totalmente hacia arriba, presenta una ligera curvatura, es probable tu gato esté rebozando de felicidad. Así que, si este es el caso, puede que como cuidador estés haciendo un buen trabajo.

Es hora de jugar cuando hay una curva al final de su cola

brown tabby kitten playing white and green ball
Cuando la cola de los gatos se encurva como un signo de interrogación, es el momento ideal para jugar con ellos.

Siguiendo con la idea anterior de la felicidad, un pequeño rizo o curva al final de la cola de nuestro gato, como si se tratara de un signo de interrogación cubierto de pelo, es en realidad señal de que está de humor para jugar.

“Este es un momento maravilloso para que los dueños de mascotas participen en juegos interactivos y ejercicio”, señala la especialista. “Tu gato debería ser bastante receptivo”. Y tomando en cuenta que la mayor parte del día están reposando, no deberíamos perder la oportunidad.

Una cola movediza indica agresividad

Pero si tu gato mueve su cola de un lado a otro, como si estuviera barriendo el suelo, puede que algo no esté yendo según su plan. “Los latigazos rápidos pueden indicar miedo, pero también reactividad”, explica Marks, “y si un gato tiene mucho miedo, puede ser un desencadenante de un comportamiento agresivo”.

Una cola que va hacia abajo no es buena señal

Gato, Animales, Mamíferos, Valla, Gato En La Valla
Una cola hacia abajo es señal de reactividad o agresividad en los gatos.

Y en efecto, no todas las señales de la cola de los felinos son positivas. Cuando esta apunta hacia abajo, la señal es indiscutible: el humano o sus compañeros animales deben retroceder y dejarlo en paz hasta que se le pase. Marks considera que “una cola baja generalmente indica reactividad o estado de ánimo agresivo con la posibilidad de un comportamiento similar.

Aunque la especialista resalta que esto no aplica para todas las razas de gatos. De hecho, destaca a los persas en este aspecto, ya que normalmente tienen la cola baja, pero ello no necesariamente indica un comportamiento reactivo.

Tu gato se concentra moviendo lentamente su cola

Esta escena es muy retratada en películas y caricaturas, ¿pero cuántas veces la hemos visto en la vida real? Un gato sigiloso, con la mirada fija en un punto, los ojos inmutables y su cola moviéndose muy lentamente…

Marks explica que “una cola de movimiento lento indica concentración e intención en torno a un evento próximo: saltar sobre un juguete, perseguir a un compañero de casa, etc.”, por lo que, al hacer esto, “el gato se está preparando para hacer un movimiento físico con un propósito”.

De seguro nosotros no habremos visto nada, pero eso no significa que en realidad no haya nada. Los gatos han sido relacionados desde la antigüedad con misticismo, y aunque no necesariamente estén viendo un fantasma cuando muestran este comportamiento, puede que estén a punto de cazar una presa roedora.

Más de una vez habremos intentado comunicarnos con nuestra mascota imitando sus maullidos y sus golpecitos con las patas, y de seguro los habremos hecho sentir confundidos… o quizás simplemente nos consideraron patéticos. El hecho es que más allá de sus vocalizaciones, la mejor forma de comprender las reacciones de un gato es prestar atención a su cola.

Referencia:

11 Secrets Your Cat’s Tail Is Trying to Tell You. https://www.rd.com/advice/secrets-your-cats-tail-is-trying-to-tell-you/