¿Te ha pasado alguna vez que te sientes mucho más feliz y cohesivo hacia tu perro luego de pasar un rato abrazándolo y mirándolo a los ojos? Y en el caso de los cuidadores de gatos, ¿no ha sido gratificante sentir cómo su gato ronronea y se acurruca en su regazo?

Estas sensaciones son agradables para ambas partes, pero todo tiene su razón de ser aunque digan que no hay razones para amar. De hecho, en varias oportunidades la ciencia se ha encargado de explicarlas, y en el siguiente artículo presentamos dos estudios que explican de manera concreta cómo ocurre la química entre las mascotas y sus cuidadores.

La química entre perros y humanos

Un equipo de investigadores japoneses publicó en la revista Science un estudio en el que descubrieron que los dueños de perros experimentan un aumento drástico de sus niveles de oxitocina, una hormona muy popular en los temas amorosos.

photo of man hugging tan dog
Solo 30 minutos de juego elevó los niveles de oxitocina tanto en los perros como en sus cuidadores.

Los cuidadores pasaron media hora con sus perros, y en parte de ese tiempo estuvieron mirándolos a los ojos. Esta acción en particular destacó como clave en el aumento hormonal: quienes lo hicieron experimentaron un aumento del 300 por ciento de los niveles de oxitocina, mientras que los que lo hicieron durante menos tiempo no mostraron aumento alguno.

De manera similar, un estudio realizado por el neurocientífico Paul Zak descubrió que los niveles de oxitocina aumentaron en un promedio de 57.2 por ciento cuando los perros pasaron 10 minutos jugando con sus dueños.

En efecto, la oxitocina es una hormona que juega un papel primordial en los vínculos, el desarrollo de confianza y el altruismo, a menudo nombrada al hablar de la relación entre la madre y su bebé. Su papel es tal que se le conoce como la “hormona del amor”, pero no se limita únicamente a los humanos, sino también a sus vínculos con otras especies.

¿Qué hay de los gatos? ¿Pueden amar a los humanos?

Ciertamente las amistades entre humanos y perros suelen ser muy estrechas, efusivas e intensas. Sin embargo, el gato también es una mascota popular, pero sus rasgos tan distantes marcan una diferencia importante respecto a los perros. ¿Es posible entablar un vínculo afectivo con un gato? ¿Pueden los humanos llegar a amarlos? ¿Pueden los gatos amar a los humanos?

woman lying beside two kittens
Aunque parezcan distantes e indiferentes, se ha demostrado que los gatos disfrutan del contacto con sus cuidadores humanos.

Zak también indagó en este tema llevando a cabo un experimento similar al que hizo con los perros. Dejó que los cuidadores de gatos pasaron 10 minutos jugando con sus mascotas, y curiosamente los 10 gatos que participaron en la dinámica mostraron un aumento de hasta 12 por ciento en sus niveles de oxitocina.

El aumento fue drásticamente menor al 57.2 por ciento de incremento de la hormona del amor en los perros, pero los resultados confirmaron que el efecto del contacto con los humanos es similar en ambos animales.

Si no tienes una mascota y no entiendes de estos vínculos, es probable que necesites experimentarlo por ti mismo. Pese a que muchos humanos exageran sus demostraciones de afecto hacia gatos y perros, hay evidencia certera de que el contacto entre ellos puede establecer vínculos fuertes que incluso pueden mejorar el estado de ánimo. Recordémoslo la próxima vez que nos sorprendan con una travesura.

Referencias:

How dogs stole our hearts. https://www.sciencemag.org/news/2015/04/how-dogs-stole-our-hearts

It’s finally proven – scientists test whether cats or dogs love us more. https://www.telegraph.co.uk/science/2016/03/12/its-finally-proven—scientists-test-whether-cats-or-dogs-love-u/