Muchas mujeres en todo el mundo tienen dificultades para tener hijos por diferentes razones, pero el caso reciente de una sobreviviente de cáncer de mama que quedó estéril luego de la quimioterapia ha marcado un hito en la historia de la ciencia. Y es que, a pesar de su condición, la paciente ha logrado ser madre biológica de un bebé nacido de un óvulo que fue congelado y posteriormente fertilizado en un laboratorio cinco años después.

Los detalles de esta proeza han sido publicados en la revista Annals of Oncology, donde los investigadores indican que antes del tratamiento de quimioterapia, extrajeron 7 óvulos inmaduros de la paciente que fueron congelados para fertilizarlos cuando la paciente decidiera ejercer la maternidad aplicando una técnica llamada maduración in vitro (MIV).

Óvulos que maduraron en el laboratorio

El profesor Michaël Grynberg, jefe del Departamento de Medicina Reproductiva y Preservación de la Fertilidad en el Hospital Universitario Antoine Béclère, indica que conoció a la paciente de 29 años después de haber sido diagnosticada con cáncer y la asesoró en el tema de la fertilidad.

“Le ofrecí la opción de congelar los óvulos después de la MIV y también congelar el tejido ovárico”, señaló el especialista, también autor principal del documento. “Ella rechazó la segunda opción, que se consideró demasiado invasiva días después del diagnóstico de cáncer”.

Al realizar la ecografía observaron que había 17 pequeños sacos llenos de líquido que contenían óvulos inmaduros en los ovarios de la paciente. El problema con ello es que usar hormonas para estimular su maduración en aquel momento era demasiado riesgoso: tomaría demasiado tiempo y podría empeorar su cáncer.

Por esta razón, el médico decidió programar un procedimiento de emergencia seis días después sin aplicar estimulación alguna en los ovarios, y fue así como logró extraer siete óvulos inmaduros antes de que la paciente se sometiera a quimioterapia.

Óvulos congelados durante cinco años

Mujer, Embarazada, Vientre, Bebé, Al Aire Libre
Cinco años después de su tratamiento, la paciente era estéril, pero pudo quedar embarazada usando sus óvulos congelados.

Entonces aplicaron la MIV para que los huevos maduraran en el laboratorio, luego de lo cual los congelaron mediante una técnica conocida como vitrificación. Esta permite congelar los huevos muy rápidamente usando nitrógeno líquido; de esta forma, se reducen las posibilidades de que se formen cristales de hierro que causan daños.

La paciente recibió la quimioterapia obteniendo resultados exitosos, pero después de cinco años, descubrió que el tratamiento la había vuelto estéril luego de haber intentado concebir durante un año.

La estimulación ovárica conlleva alto riesgo de recurrencia del cáncer

Al consultar con sus médicos, le informaron que estimular sus ovarios con hormonas para que produjeran más óvulos conllevaba un riesgo de recurrencia del cáncer de mama. En vista de ello, acordaron usar sus óvulos congelados.

Seis de los óvulos sobrevivieron el proceso de descongelación y fueron fertilizados por medio de una inyección de esperma intracitoplasmática. Cinco lograron fertilizarse, y transfirieron un embrión al útero de la paciente de 34 años. Así pudo quedar embarazada y nueve meses después dio a luz a un bebé sano el 6 de julio de 2019 al cual llamó Jules.

El profesor Grynberg considera que la MIV y la vitrificación son métodos con un alto potencial de garantizar la fertilidad de las pacientes sobrevivientes de cáncer, sobre todo cuando la estimulación ovárica no es factible. La preservación de la fertilidad también es un gran desafío para los oncólogos, y la MIV es una alternativa eficaz y segura para situaciones urgentes.

Referencia:

First birth achieved after fertility preservation using vitrification of in vitro matured oocytes in a woman with breast cancer. https://www.annalsofoncology.org/article/S0923-7534(20)35923-8/fulltext