Durante las últimas décadas, la prevalencia del asma infantil ha aumentado constantemente y es ahora una de las principales causas de enfermedades crónicas infantiles y de ingresos hospitalarios, lo que la convierte en una prioridad para médicos, investigadores y el público.

Debido a que los primeros meses de vida son críticos para el desarrollo del sistema inmune y respiratorio, poder identificar qué comportamientos o exposiciones representan factores de riesgo durante la infancia, podría fundamentar la aplicación de medidas preventivas orientadas a reducir potencialmente el asma y las alergias.

Determinando la influencia

Los niños pequeños, que pasan del entre el 80 al 90 por ciento de su tiempo en espacios interiores, son especialmente vulnerables debido a su mayor tasa de respiración y proximidad al suelo, lo que aumenta la exposición gaseosa y dérmica.

El estudio encontró que la exposición a productos de limpieza domésticos en la vida temprana se asoció con un mayor riesgo de sibilancias y asma infantil.

En la gran mayoría de los hogares el mantenimiento de los espacios internos implica el uso de productos de limpieza, por lo que su presencia es generalizada. Teniendo esto presente, un equipo de investigadores examinó la asociación entre la frecuencia del uso de productos de limpieza en la primera infancia (3–4 meses de edad) y el asma infantil o sus precursores a los 3 años de edad.

Para ello, los investigadores analizaron los datos de los cuestionarios completados por los padres de 2.022 niños del estudio de Desarrollo Longitudinal Infantil Saludable Canadiense que estuvieron expuestos a productos de limpieza desde el nacimiento hasta los 3-4 meses.

Los productos de limpieza más comunes utilizados fueron: jabón para lavar platos, detergente para lavavajillas, limpiadores multisuperficies, limpiacristales y jabón para lavar ropa.

Asociados a un mayor riesgo

A los 3 años el equipo evaluó a los niños para determinar si tenían asma, sibilancias recurrentes o atopia (sensibilización alérgica), encontrando que los niños en hogares con una mayor frecuencia de uso de productos de limpieza en la infancia tenían mayores probabilidades de sibilancias recurrentes, sibilancias recurrentes con atopia y diagnóstico de asma.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables debido a su mayor tasa de respiración y proximidad al suelo, lo que aumenta la exposición gaseosa y dérmica.

Estos resultados muestran que el uso frecuente de productos de limpieza domésticos en la vida temprana se asocia con un mayor riesgo de sibilancias y asma infantil.

Del mismo modo, estos hallazgos se suman a la comprensión de cómo las exposiciones tempranas de la vida a los productos de limpieza pueden estar asociadas con el desarrollo de enfermedades alérgicas de las vías respiratorias, y ayudan a identificar los comportamientos domésticos como un área potencial de intervención.

Los investigadores plantean la hipótesis de que los productos químicos en los productos de limpieza pueden dañar el revestimiento respiratorio al desencadenar vías inflamatorias del sistema inmunitario, lo que provoca asma y sibilancias. La modulación del microbioma del bebé también podría influir en los resultados observados.

Referencia: Association of use of cleaning products with respiratory health in a Canadian birth cohort. CMAJ, 2020. https://doi.org/10.1503/cmaj.190819