La evidencia científica que relaciona los trastornos de sueño con la obesidad es abundante, por lo que las recomendaciones médicas, además de apuntar a una alimentación balanceada y ejercicio físico, también consideran indispensable un sueño de calidad.

Recientemente un artículo publicado en Journal of the American Heart encontró que las mujeres con peor calidad del sueño eran más propensas a consumir azúcares añadidos en su comida en comparación con aquellas que dormían mejor.

Los cambios de horario durante los fines de semana pueden causar obesidad

Ahora un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics revela los niños pequeños que se quedan despiertos hasta tarde en la noche pueden tener un mayor riesgo de sobrepeso al llegar a la edad escolar.

Mayor índice de masa corporal durmiendo después de las 9 pm

El estudio involucró a 107 niños pequeños que formaron parte de un proyecto de prevención de la obesidad; 64 de ellos tenían padres con sobrepeso u obesidad, razón por la cual fueron considerados con un alto riesgo de aumento excesivo de peso en su crecimiento.

Los investigadores colocaron un dispositivo de muñeca para registrar los hábitos de sueño de los niños entre 2 y 6 años de edad durante una semana cada año. Y una vez recolectados los datos, observaron que, en promedio, los niños que solían irse a la cama después de las 9 pm mostraron un aumento del índice de masa corporal y el tamaño de la cintura a lo largo de los años. Sin embargo, la relación se limitó al sobrepeso y la tendencia a acostarse tarde, mientras que el tiempo total de sueño de los niños no mostró influencia alguna.

Y tal como predijeron los autores, la conexión fue mucho más fuerte entre los niños cuyos padres eran obesos. En estos casos, se registró un aumento promedio del tamaño de su cintura de 3.5 centímetros más en comparación con los niños que se acostaban a dormir antes y que tenían padres con menor peso.

Dormir más tarde no es la causa directa del aumento de peso

Varios estudios han encontrado tasas más altas de obesidad entre los niños que duermen poco o que tienen problemas para conciliar el sueño. Sin embargo, los hallazgos obtenidos en esta oportunidad no son un indicativo de que una hora más tardía para dormir cause un aumento excesivo de peso.

“La causalidad es difícil de establecer”, dijo el Dr. Claude Marcus, investigador principal del estudio, alegando que existen otros factores, además de la hora de acostarse, que pueden propiciar un aumento de peso. Por ejemplo, los niños que duermen más tarde, probablemente coman más al estar más tiempo despiertos, así como lo que experimentan estrés.

“Es igualmente posible que la asociación entre los patrones de sueño y la obesidad simplemente refleje el hecho de que centros cerebrales similares están involucrados en la modulación de ambos”, añade la Dra. Nicole Glaser.

Lo que sí parece más probable es que la hora de acostarse puede ser parte de un estilo de vida que promueve la obesidad, por lo que procurar hacerlo a horas más tempranas en la noche definitivamente es una buena idea. Esto no solo permitirá reducir un poco el riesgo de obesidad, sino que también aumentará la posibilidad de que duerman un tiempo prudente de acuerdo a su edad.

Referencia:

Late bedtimes in preschool years could bring weight gain. https://medicalxpress.com/news/2020-02-late-bedtimes-preschool-years-weight.html

Más en TekCrispy