La creciente esperanza de vida en todo el mundo resulta en una alta prevalencia de pacientes que padecen enfermedades crónicas y enfermedades críticas crónicas relacionadas. Hasta 20 millones de personas requieren anualmente admisión en Unidades de Cuidados Intensivos y ventilación mecánica.

Los progresos en el tratamiento de estos pacientes han mejorado su supervivencia a corto plazo a costa de una población creciente de pacientes con dependencia parcial o total de ventilación mecánica.

¿Amazon trabaja en una cura para el resfriado común?

Procurando un mejor manejo

El resultado es una serie de problemas clínicos y organizativos difíciles para pacientes, cuidadores y servicios de salud, así como un alto consumo de recursos humanos y financieros, a pesar de los malos resultados a largo plazo.

Esta situación nutre los esfuerzos para mejorar el manejo de estos pacientes. En este sentido una reciente investigación encontró que la administración de vitamina C acortó la duración de la ventilación mecánica en pacientes de cuidados críticos, pero el efecto dependió de la gravedad de la enfermedad.

Una dosis de diaria de 1 a 6 gramos de vitamina C se relacionó con un acortamiento del tiempo de ventilación de 25 por ciento.

Un metanálisis de cinco ensayos controlados que incluyeron 471 pacientes que requirieron ventilación mecánica durante más de 10 horas, reveló que la vitamina C acortó el tiempo de ventilación en 25 por ciento, en promedio.

Se sabe que la vitamina C tiene numerosos efectos bioquímicos. Puede influir en el sistema cardiovascular a través de su participación en la síntesis de norepinefrina y vasopresina, y en el metabolismo energético a través de su participación en la síntesis de carnitina.

La evidencia científica muestra que la vitamina C disminuye la presión arterial, la incidencia de fibrilación auricular y la broncoconstricción. Un metanálisis previo encontró que la vitamina C redujo la estadía de pacientes en unidades de cuidados intensivos en un 8 por ciento.

Un beneficio para los pacientes más graves

Los pacientes de cuidados críticos suelen tener niveles plasmáticos muy bajos de vitamina C. En personas sanas, una dosis diaria de 0,1 gramos es suficiente para mantener un nivel plasmático normal. Sin embargo, se necesitan dosis mucho más altas, para que los pacientes críticos aumenten sus niveles plasmáticos de vitamina C dentro del rango normal. Por lo tanto, se pueden necesitar altas dosis de vitamina C para compensar el aumento del metabolismo en pacientes críticos.

Los hallazgos del estudio muestran que la administración de vitamina C puede ofrecer un beneficio para los pacientes de cuidados críticos más graves.

Los investigadores encontraron que la administración de vitamina C acortó el tiempo de ventilación en un 14 por ciento, pero el efecto de la vitamina C dependió de la duración de la ventilación.

Los pacientes que están más gravemente enfermos requieren una ventilación más prolongada que aquellos que no están tan enfermos. Por lo tanto, los autores plantearon la hipótesis de que el efecto de la vitamina C podría ser mayor en ensayos con pacientes más enfermos que necesitan ventilación más prolongada.

Este enfoque podría reducir la mortalidad de niños que esperan un trasplante de corazón

La vitamina C no tuvo un efecto significativo cuando la ventilación duró 10 horas o menos. Sin embargo, en los pacientes que requirieron ventilación durante más de 10 horas, una dosis de diaria de 1 a 6 gramos de vitamina C se relacionó con un acortamiento del tiempo de ventilación de 25 por ciento, en promedio.

Aunque queda por establecer los protocolos óptimos para su administración, estos resultados muestran que la administración de vitamina C, un nutriente seguro y de bajo costo, puede ofrecer un beneficio para los pacientes de cuidados críticos más graves.

Referencia: Vitamin C may reduce the duration of mechanical ventilation in critically ill patients: a meta-regression analysis. Journal of Intensive Care, 2020. https://doi.org/10.1186/s40560-020-0432-y

Más en TekCrispy