Pese a todo lo malo que vivimos a lo largo de nuestra vida, se ha encontrado efectos beneficiosos muy notorios en mantener la expectativa de que todo saldrá bien. De hecho, un estudio publicado el año pasado reveló que las personas que era optimistas tenían mayores probabilidades de vivir largo tiempo. Por otro lado, este tipo de pensamiento también podía reducir la ansiedad y mejorar la calidad del sueño.

Pero el impacto del optimismo va más allá de simplemente ejercerlo nosotros. Un estudio publicado en la revista Journal of Personality reveló que tener una pareja optimista puede favorecer nuestra salud al punto de reducir el riesgo de enfermedades cognitivas, como la demencia.

Vacuna contra el Alzheimer ya está lista para ensayos en humanos

Optimismo contra el deterioro cognitivo

Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan utilizó datos de 4,457 parejas heterosexuales procedentes del Estudio de Salud y Jubilación, para evaluar el optimismo y la cognición cada dos años en un período de ocho años.

Persona, Hombre, Mujer, Personas, Pareja, Ancianos
Una pareja optimista puede motivarnos a hacer ejercicio, tomar nuestros medicamentos y cuidar de nuestra salud.

Encontraron asociaciones pequeñas pero muy positivas entre el ejercicio del optimismo y el funcionamiento cognitivo, tanto de quien mantenía esta actitud como en su pareja. Por si fuera poco, estas asociaciones se mantuvieron con el paso de los años.

Este efecto protector puede explicarse por el tiempo que solemos pasar con nuestra pareja, que a final de cuentas ejerce mucha influencia sobre lo que decidimos y hacemos. Si esta es una persona sana, equilibrada y optimista, hay más probabilidad de que nos motive a adoptar hábitos similares:

“Pasamos mucho tiempo con nuestras parejas y ellas nos pueden animar a hacer ejercicio, comer más sano o recordarnos que tenemos que tomar un medicamento. Cuando la pareja es optimista y sana contribuye a aumentar la esperanza de vida y a evitar enfermedades cognitivas”.

La pareja ideal

Dicho esto, es una buena oportunidad para recordar el método propuesto por Ed Conrad para escoger a la pareja perfecta para casarnos. En lugar de simplemente dejarnos llevar por nuestros instintos sexuales y emocionales, la selección de una pareja debe ser guiada más por el raciocinio, dando prioridad a la utilidad y apoyo que podría brindarnos esta a lo largo de nuestra vida.

Conrad sugiere que nuestra pareja ideal debe ser alguien con quien los problemas se puedan resolver de manera sencilla, y el optimismo definitivamente es un rasgo que encaja dentro de dicho perfil. Así si tu compañero o compañera no es el optimista, quizás podrías serlo tú y motivarlo para compartir una larga y buena vida.

Referencia:

The association between actor/partner optimism and cognitive functioning among older couples. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jopy.12529

Más en TekCrispy