El hipocampo es un pequeño rizo del cerebro que juega un papel crucial en la formación de las memorias.

El cerebro humano tiene una pequeña estructura conocida como hipocampo, cuya forma es muy similar a un caballito de mar. Se considera que este es el centro de control de la memoria de los humanos.

Sin embargo, el rendimiento de la memoria, junto con otras funciones cognitivas, se ve influenciada por el suministro de sangre hacia el cerebro, específicamente el hipocampo, el cual puede existir dos partes suministradas por una o dos arterias. Esto es de considerar en personas afectadas por afecciones como la “enfermedad esporádica de los vasos pequeños cerebrales”.

Seguro alguna vez escuchaste que el flujo de sangre hacia el cerebro puede hacer que rindamos más en tareas que involucren habilidades cognitivas, como estudiar, y todo indica que la idea no es errada.

De hecho, un equipo de investigadores del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE) y la Universidad de Medicina Magdeburg indagaron en este tema, y según indican en su documento publicado en la revista Brain, una perfusión sanguínea en el hipocampo podría jugar un papel clave en los problemas de memoria relacionados con la edad y la enfermedad.

Hipocampos con dos vías de suministro de sangre

Los investigadores usaron imágenes de resonancia magnética (IRM) de alta resolución para examinar el suministro de sangre al hipocampo de 47 mujeres y hombres con edades que iban de 45 a 89 años. También les hicieron pruebas neuropsicológicas orientadas a evaluar el rendimiento de la memoria, la comprensión del habla y la capacidad de concentración.

Entre los participantes, 27 no manifestaron signos de enfermedades cerebrales, pero los 20 restantes fueron diagnosticados con alteraciones patológicas en los vasos sanguíneos del cerebro, asociadas con micro hemorragias.

Estos últimos mostraron un amplio espeto de anomalías neurológicas que incluían deterioro cognitivo leve, mientras que los individuos sanos obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas aplicadas.

De hecho, los participantes en los que al menos un hipocampo recibió doble suministro de sangre obtuvieron mejores resultados. “Se beneficiaron especialmente de la doble oferta. Esto puede deberse a un mejor suministro no solo de sangre sino también de oxígeno. Sin embargo, esto es solo una suposición “, dijo la Dra. Valentina Perosa, autora principal del estudio.

Por su parte, Stefanie Schreiber, otra de las autoras, explicó que pese a que el hipocampo recibe sangre por dos arterias, solo uno de los dos hipocampos que existen en el cerebro es suministrado por dos vaso.

“Esto varía entre los individuos. Las razones son desconocidas”, agrega, pero maneja la teoría de que exista una predisposición genética para ello, o que dicho suministro esté determinado por circunstancias de la vida. Así pues, el estilo de vida de una persona podría influir en el paso de la sangre hacia el hipocampo.

De modo que el estudio encontró un vínculo muy claro entre el suministro de sangre al hipocampo y el rendimiento cognitivo, lo que sugiere que el flujo sanguíneo al cerebro podría estar involucrado en la disminución del rendimiento de la memoria. La sabiduría popular no estaba tan equivocada después de todo.

Referencia:

Hippocampal vascular reserve associated with cognitive performance and hippocampal volumen. https://academic.oup.com/brain/article/143/2/622/5717233