Parkinson Ilustra

Cuando son diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson, la mayoría de las personas ya han perdido entre el 70 y 80 por ciento de sus células productoras de dopamina, las cuales participan en la coordinación del movimiento.

Actualmente ningún tratamiento ofrece una cura definitiva para la enfermedad, sino que abordan temporalmente los síntomas, sin poder retrasar o evitar la pérdida de dichas células. Por lo que la reducción de dopamina continúa y puede dar lugar a otros síntomas.

Personas con Parkinson tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas visuales

Sin embargo, un equipo de investigadores ha descubierto una molécula con potencial para ser la base de un nuevo tratamiento para el Parkinson que podría detener o retrasar el avance de la enfermedad, algo que no ofrece ninguna de las opciones actuales.

BT13, una molécula que aumenta los niveles de dopamina

Un equipo de investigadores de la Universidad de Helsinki descubrió que una molécula llamada BT13 tiene el potencial de aumentar tanto los niveles de dopamina, como de proteger a las células cerebrales productoras de dopamina de la muerte.

En sus experimentos, observaron que luego de inyectar a ratones la molécula, hubo un aumento en los niveles de dopamina en sus cerebros. BT13 también activó un receptor específico en el cerebro de los ratones luego de la inyección para proteger las células.

BT13 puede atravesar la barrera hematoencefálica

Los investigadores partieron de los hallazgos de otros estudios enfocados en una molécula, el factor neurotrófico derivado de la línea de células gliales (GDNF), que se dirige a los mismos receptores en el cerebro. Los resultados sobre su efecto no son claros aún, pero se ha mostrado prometedor para restaurar el daño celular.

El problema con esta alternativa es que la proteína GDNF requiere una cirugía de alta complejidad para administrar el tratamiento al cerebro, ya que el tamaño de la molécula le impide atravesar la barrera hematoencefálica, una barrera protectora que evita el ingreso de ciertas sustancias al cerebro.

“Uno de los mayores desafíos para la investigación del Parkinson es cómo hacer que las drogas pasen la barrera hematoencefálica”, indica el profesor David Dexter, director adjunto de Investigación en Parkinson, Reino Unido, “por lo que el descubrimiento emocionante de BT13 ha abierto una nueva vía para que la investigación explore, y la molécula es muy prometedora como una forma de desacelerar o deja de Parkinson”.

Sin embargo, BT13 es una molécula más pequeña que de hecho puede atravesarla, lo que facilita su administración como tratamiento en caso de confirmar sus beneficios clínicos. Ahora los investigadores están trabajando para mejorar las propiedades de BT13 para mejorar su eficacia y proceder con las pruebas para su posterior distribución.

Referencia:

Glial cell line–derived neurotrophic factor receptor Rearranged during transfection agonist supports dopamine neurons in Vitro and enhances dopamine release In Vivo. https://dx.doi.org/10.1002/mds.27943

Más en TekCrispy