Dado que es un marcador de salud que puede estar asociado con alteraciones indeseables en la fisiología del cuerpo y la salud mental, la edad de la menopausia es de interés fundamental tanto a nivel individual como a nivel de población.

Evidencia científica muestra que la aparición natural de la menopausia a edad avanzada se relaciona positivamente con la supervivencia general, la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad por todas las causas, incluyendo la cardiovascular.

Relación examinada

Se ha demostrado que el momento de aparición de la menopausia está influenciado por factores relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo, la obesidad, la actividad física y el uso de anticonceptivos orales, entre otros.

Las pruebas sobre la posible influencia de los factores ambientales en el momento de aparición la menopausia siguen siendo escasas, pero la exposición a los espacios verdes se ha asociado con la mejora de la salud y el bienestar físico y mental.

Los hallazgos ofrecen evidencia para que los responsables de diseñar los espacios urbanos implementen intervenciones dirigidas a desacelerar el envejecimiento reproductivo.

Se ha sugerido que la reducción del estrés, el aumento de la actividad física, la mejora de la cohesión y la interacción sociales, así como la mitigación de la exposición a los peligros ambientales relacionados con las ciudades, como la contaminación atmosférica, constituyen la base de los beneficios para la salud de los espacios verdes.

La exposición a los espacios verdes podría asociarse con la edad de la menopausia, pero hasta ahora no existen pruebas de esa asociación. En este sentido, un equipo de investigadores de la Universidad de Bergen en Noruega y el Instituto de Salud Global de Barcelona realizó un estudio en que se examinó si la exposición a largo plazo a los espacios verdes residenciales está asociada con la edad en que aparece la menopausia.

Efecto confirmado

Para ello, basándose en datos de la Encuesta de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea, el equipo hizo un seguimiento de 20 años de 1.955 mujeres de nueve países: España, Francia, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Islandia, Estonia y Noruega.

Los espacios verdes residenciales circundantes se extrajeron como el promedio del Índice de Diferencia Vegetal Normalizado, basado en observaciones satélites a través de un búfer circular de 300 metros alrededor de las direcciones residenciales de cada participante durante el curso del estudio.

La reducción del estrés, el aumento de la actividad física, la mejora de la interacción social, constituyen la base de los beneficios para la salud de los espacios verdes.

El análisis de toda esta información confirmó que los espacios verdes circundantes residenciales se asociaban con una edad más avanzada en la aparición de la menopausia, y estos hallazgos fueron robustos a una serie de análisis de sensibilidad.

Después de ajustar por el tabaquismo y otros factores relacionados con el estatus socioeconómico, los investigadores encontraron evidencia de que vivir en vecindarios más verdes se asocia con una edad media de 1,4 años más avanzada en la menopausia.

Como una posible explicación del resultado observado, los investigadores señalan que residir en espacios con áreas verdes podría reducir el estrés y, por lo tanto, promover una mayor edad en la menopausia.

Siendo así, estos hallazgos podrían fundamentar evidencia para que los responsables de diseñar los espacios urbanos implementen intervenciones dirigidas a desacelerar el envejecimiento reproductivo.

Referencia: Residential surrounding greenspace and age at menopause: A 20-year European study (ECRHS). Environment International, 2020. https://doi.org/10.1016/j.envint.2019.105088