En una vida tan acelerada como la que se tiene en la sociedad de ahora, los momentos de ocio suelen escasos y muy esperados. Con ellos, tenemos una válvula de escape a través de la cual solo queremos relajarnos y dejar de lado, aunque sea por un momento, el estrés de nuestro día a día.

Sin embargo, podría decirse que ese apuro constante que vivimos en nuestra cotidianidad casi también se ha traspasado a los ratos de ocio. En estos momentos, la relajación debe ser inmediata y fácil de conseguir, todo aquí y todo ahora.

'Altered Carbon' presenta a Anthony Mackie en su segunda temporada

Por ello, sistemas de servicios como los que ofrecen contenidos en streaming se han vuelto increíblemente populares. Ya que, le permiten a la población tener una alternativa rápida y segura para entretener sus mentes durante horas.

Las cosas cambian

https://www.zmonline.com/media/17213856/netflix.jpg?mode=crop&width=620&height=349&quality=60&scale=both

Hace una década, el estilo de consumo de contenidos era muy diferente. Podría decirse que todo ocurría a un paso mucho menos acelerado. Por ejemplo, las series eran transmitidas por semana, por lo que el consumo de las mismas estaba limitado a los horarios de emisión.

Con la llegada de las plataformas de streaming, y específicamente con la aparición de la pionera Netflix, las reglas del juego cambiaron drásticamente. Gracias a ella, lo que habría sido la temporada de una serie que se veía en meses, podía ser consumida por completo en un día o dos haciendo una maratón del programa.

Como lo hemos dicho, en la actualidad el tiempo es escaso y las personas tienden a sacar ratos extra de donde pueden. Por lo que, el hacer maratones es una forma segura y satisfactoria de asegurarse de poder disfrutar de una serie completa sin interrupciones del trabajo, los estudios o simplemente las responsabilidades del día a día.

La tríada perfecta: estructura – contenido – consumidores

Sin embargo, el hecho de que la sociedad en la actualidad prefiera este tipo de producciones se trata más de una conjugación de elementos que del protagonismo de uno particularmente. Una reciente investigación publicada en el Journal of Behavioral Addictions ha abordado este punto para identificar las áreas que se confabulan para generar este comportamiento en la sociedad.

https://scx2.b-cdn.net/gfx/news/2020/1-onemoreepiso.jpg
Cortesía de Techxplore.

Con el mismo, han podido notar que la magia ocurre cuando tenemos tres factores en juego: la estructura, el contenido y el consumidor. Plataformas como Netflix ya cuentan con más de 150 millones de usuarios en el mundo.

Asimismo, otras competidoras más nuevas como Disney+, Amazon Prime, y Apple TV también están comenzando a ganar más y más seguidores. Lo que, hace que haya cada vez más consumidores expectantes de una próxima serie o película que disfrutar.

Netflix estrena tráiler de la sexta temporada de 'Grace & Frankie'

Sumado a ello, la existencia de tantas alternativas y la constante actualización de contenidos con nuevas series y temporadas hacen que este segundo factor siempre esté al frente y al centro en las plataformas de streaming.

Finalmente, al hablar de la estructura tenemos que hacer referencia a las plataformas como tal. Por ejemplo, en el caso de Netflix, este está diseñado para instar al usuario a seguir consumiendo continuamente. En ella, todo está listo para ser visto, sin necesidad de esperar. Por lo que, generan en el usuario la necesidad de continuar viendo todo lo que pueda. Lo que, finalmente, nos lleva al fenómeno de hacer constantes maratones de series.

Los motivos tras los maratones de series

https://contents.hec.edu/s3fs-public/2019-06/%C2%A9Nicolas-AdobeStock_199146314%20-%20Copie.jpeg

La investigación, además de identificar estos tres factores externos, fue un poco más allá y buscó los motivos internos por los que las personas se prestan para este tipo de actividad. En general, las respuestas obtenidas pueden resumirse en dos palabras: distracción y evasión.

En ambos casos las palabras se convierten en la herramienta usada para separar los pensamientos de los consumidores de lo que es su día a día. En total, los motivos fueron muy variados, pero estos dos brillaron al aparecer constantemente entre las respuestas.

En el primer caso, podría decirse que se usa la plataforma como una forma de combatir el aburrimiento y la falta de actividades que realizar. Para el otro, irónicamente, nos movemos al otro extremo de la balanza, ya que se usa como un medio de evasión de la realidad.

Generalmente, los jóvenes entre 18 y 24 que se sentían abrumados con sus cargas de trabajo, fueron mucho más propensos a hacer maratones en Netflix para conectarse con otras vidas, problemas e historias ajenas a las propias –y mucho más estructuradas asimismo, lo que le da al cerebro un descanso al sentir que a su alrededor hay algo de “orden” y sentido, cosa que a veces la cotidianidad parece no tener.

Algunas de las consecuencias de este estilo de consumo

Hacer maratones de vez en cuando inicialmente no origina ningún problema. Sin embargo, la forma en la que estos se están realizando sí podría ser un problema.

Como lo hemos dicho, en un día a día tan abarrotado de trabajo y obligaciones, las personas sacan tiempo de donde pueden y, en este caso, muchas veces suelen extraer horas de sueño para poder ver uno o más capítulos de la serie con la que se han enganchado.

https://j2vjt3dnbra3ps7ll1clb4q2-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2019/11/Instagram-1-600x600.png

En la actualidad, al menos el 88% de los adultos estadounidenses has disminuido sus horas de sueño por esta actividad. Asimismo, algunos han cambiado eventos sociales por la comodidad del sofá y Netflix.

Tanto el sueño, como la interacción social son dos elementos claves de la naturaleza humana, por lo que, esta constante restricción de los mismos, si es administrada, aunque en el momento no se sienta, puede terminar por traer consecuencias de salud indeseadas.

Referencias:

New survey: 88% of US adults lose sleep due to binge-watching: https://aasm.org/sleep-survey-binge-watching-results/

Toward a qualitative understanding of binge-watching behaviors: A focus group approach: doi: 10.1556/2006.6.2017.060

Más en TekCrispy