El cáncer de seno es uno de los más comunes en mujeres. Cerca del 15 por ciento de estos resultan triples negativos, lo que sugiere que tienen más probabilidades de extender a otras regiones y de recurrencia posterior al tratamiento, por lo que día a día se invierten esfuerzos en el desarrollo de un tratamiento eficiente para sanarlo.

El problema es que esta enfermedad no responde a terapias hormonales ni fármacos dirigidos a otras formas de cáncer. Sin embargo, un equipo de biólogos ha descubierto una forma de detener la propagación de las células enfermas en uno de los tipos más agresivos de cáncer de mama, y presenta sus resultados en Oncogene.

Dos proteínas que estimulan la metástasis

Los investigadores de las universidades de Manchester, Glasgow y Sheffield descubrieron que eliminar cualquiera de estas dos proteínas, RUNX2 y CBF beta, por medio de la tecnología de edición genética CRISPR, podía detener la propagación del cáncer de mama. Curiosamente, eliminar CBF beta parecía tener un efecto aún más poderoso en dicho objetivo.

Para asegurarse de que había una relación directa, volvieron a colocar cualquiera de las proteínas mencionadas en las células, a partir de lo cual el cáncer empezó a extenderse nuevamente, dejando evidencia de su influencia.

“Y es importante señalar que aún no sabemos si este efecto es cierto para todas las células negativas triples, ya que hay muchos fenotipos de esta enfermedad en particular”, resaltó el Dr. Paul Shore de la Universidad de Manchester, autor principal del estudio.

Comprender los mecanismos detrás de la propagación del cáncer metastásico es de vital importancia para el desarrollo de nuevos y mejores tratamientos. Por lo que encontrar una manera de intervenir estas dos proteínas podría representar un objetivo farmacológico con alto potencial de efectividad.

Sin embargo, no es tan fácil como parece. No podemos referirnos a estas proteínas como totalmente nocivos puesto que también están presentes en otros tejidos sanos. De modo que los compuestos candidatos para constituir fármacos para atacarlos deberían ser capaces de evitarlas en estos casos.

Referencia:

A role for CBFβ in maintaining the metastatic phenotype of breast cancer cells. https://www.nature.com/articles/s41388-020-1170-2