La lucha contra la desinformación se ha vuelto más fuerte que nunca en estos últimos años. El avance de la tecnología, y de sus relacionados medios de comunicación, ha hecho que, a su vez, también aumente más la conciencia sobre las capacidades de los mismos y, por ende, también por los riesgos que vienen con su uso inadecuado.

Debido a que solo ahora es cuando están comenzando a surgir las leyes regulatorias más definidas con respecto a muchos elementos de la web, nos encontramos con que muchas empresas se han tomado el asunto con distintos niveles de seriedad. Algunas incluso, como Facebook, prácticamente ignoraron el tema hasta que se convirtió en un elemento que no podían seguir dejando pasar.

Tras sufrir el escarnio público por cómo maneja los datos de los usuarios, Facebook ha tratado de hacer cambios para retomar la confianza del mundo, pero ese es un camino mucho más largo y difícil que el que se toma para perderla. Ahora, otro punto que también hace que el mundo mire a Facebook con cautela se trata de sus políticas para manejar los contenidos web.

Mientras que muchas empresas emprendieron pronto una lucha contra lo que se conoce como fake news, Facebook hizo relativamente poco. Ahora, siendo juzgado de nuevo por ello, la red social está tratando de cambiar las cosas un paso a la vez. Por ello, el año pasado dio a conocer una serie de nuevas políticas que pensaba utilizar para luchar contra el creciente ambiente de desinformación que se respiraba en su plataforma.

Reuters se une al equipo

Para lograrlo, Facebook ha realizado alianzas con diferentes entidades para que estas verifiquen los contenidos que se suben en sus plataformas (Facebook e Instagram). En la actualidad, el equipo está compuesto por 8 agrupaciones distintas entre las cuales vale mencionar algunas como The Associated Press, PolitiFact y Factcheck.org.

Ahora, la octava es la reconocida agencia de noticias Reuters. Al igual que con las demás, la meta final de esta alianza es asegurarse de que cada vez más contenidos sean debidamente verificados para evitar la propagación de falsas noticias en la red.

Esto es lo que hará Reuters en la plataforma

En la actualidad, Reuters dedicará un equipo de 4 personas que estará estrictamente dedicado a la investigación y verificación de las noticias. Por otra parte, el equipo editorial de la agencia, compuesto por otros 12 miembros, también estará atento a esta labor y realizará los etiquetados correspondientes de cada noticia.

Dichos resultados serán publicados en un blog de Reuters. Desde allí, Facebook podrá tomar lo más resaltante para establecer la clasificación de la noticia en su plataforma. Gracias a ello, los usuarios no solo podrán saber si esta se trata de un elemento falso, sino que tendrán acceso a una exposición de motivos y evidencias que demuestran el por qué.

https://techcrunch.com/wp-content/uploads/2020/02/Reuters-Fact-Check.png?resize=680,372

La importancia de la velocidad

Otro de los puntos en los que Reuters hará hincapié será en la velocidad de respuesta de su sitio. Siendo solo 4 los integrantes dedicados a esto, en una plataforma con millones de usuarios, es claro que estos no se darán abasto para todo.

Motivo por el cual, muchos post, antes de ser verificados, podrían alcanzar a un gran número de usuarios antes de ser debidamente clasificados. Por lo general, Facebook ofrecerá un grupo específico de post a la agencia para que los verifique –tal como hace con las otras. Pero, en este caso, Reuters también tendrá libertad de decisión y podrá investigar publicaciones más allá de las que le han sido asignadas.

De este modo, si detectan una que podría ser particularmente perjudicial, pueden poner todo su esfuerzo en verificarla antes de que llegue a esparcirse demasiado. Con lo que, aunque sea de a poco, pueden colaborar para mejorar el ambiente de la página.

Clasificación de los contenidos desinformativos

https://techcrunch.com/wp-content/uploads/2020/02/Facebook-Fact-Check-Label.png?resize=680,607

Asimismo, Reuters se manejará con los contenidos evaluados según una clasificación que mostrará su nivel de falsedad. Primero, nos encontramos con lo que se conoce como contenidos “reciclados”. Estos básicamente son fotos, videos o audios viejos reutilizados y clasificados como si pertenecieran a un elemento más reciente.

Luego, nos encontramos con los contenidos parcialmente editados, en los que, su mensaje final puede verse cambiado a base de modificaciones en el ritmo del video, los temas que toca, los integrantes del mismo o similares.

Seguidamente, llegamos a los contenidos intencionalmente falsificados, como grabaciones de audio destinadas a ser imputadas a otro individuo. Al final, llegamos a los peligrosos deep fakes, que se tratan de falsificaciones en video usando IA de uno o varios individuos en los que todo el contenido es creado desde cero, es decir, totalmente falso. Con todos estos tipos de falsificación Reuters se enfrentará en Facebook y contra todos luchará constantemente en la plataforma.

Un paso pequeño en la dirección correcta

https://external-content.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2Fimages.newscientist.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2019%2F07%2F29180435%2Fpd9jpt-2.jpg%3Fwidth%3D800&f=1&nofb=1Como lo hemos mencionado, Facebook se ha tomado su tiempo para empezar a tomar medidas en esta área. Por suerte, con la llegada de las elecciones del 2020 la empresa parece haber sentido la presión y comenzado a reaccionar.

Por ello, ha tomado algunas iniciativas en sus manos con la intención de evitar la propagación de las fake news en su plataforma. No obstante, este solo se trata de un pequeño movimiento de la empresa.

En la actualidad, la misma aún mantiene su política de no verificar los contenidos ni ads publicadas por políticos. Todo con el fin de “no limitar el derecho de expresión de los mismos” ni el “derecho a la información” de sus usuarios.

Sin embargo, valdría la pena contestar que, dicho derecho a estar informados también debería abarcar el poder acceder a contenidos verificados y confiables y no a aquellos creados solo para crear caos y confusión. En cualquier caso, al preguntarle Reuters sobre su opinión en este tema han comentado que ello se trata de un asunto enteramente de Facebook. Por lo que, aunque veremos mejoras en un área de la red social, es claro que aún quedan muchos puntos que mejorar en la misma.