El coronavirus de Wuhan, ya nombrado formalmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como Covid-19, sigue propagándose mientras los científicos enfocan sus esfuerzos en el desarrollo de una vacuna efectiva. Al mismo tiempo, los formuladores de políticas y funcionarios de salud se encuentran trabajando para establecer métodos de contención conforme aumentan el número de casos.

Hasta ahora, no hay un medicamento que pueda contrarrestar la enfermedad debido a su carácter viral, pero se han estado evaluando varias propuestas que combinan antirretrovirales para la gripe y el virus de inmunodeficiencia humana, así como una alternativa que está siendo desarrollada por la farmacéutica Regeneron que involucra anticuerpos monoclonales.

Pacientes con enfermedad hepática también son prioridad durante la pandemia

El trabajo ha sido arduo estos meses, sin embargo, hay una realidad difícil de percibir, pero innegable: en este momento existe una dependencia global de China para la producción de productos farmacéuticos y equipos médicos para esta emergencia. Así lo han indicado un equipo interdisciplinario de científicos y formuladores de políticas en un artículo reciente en The Conversation.

Principal proveedor de ingredientes activos y dispositivos médicos

Aunque cueste creerlo, el 80 por ciento de los productos farmacéuticos vendidos en los Estados Unidos se producen en China. Pero lo más preocupante de ello esto no se limita únicamente al país norteamericano: China es el proveedor más grande, y a veces, el único proveedor mundial de ingredientes activos de algunos medicamentos vitales para la humanidad.

Para empezar, los ingredientes activos de medicamentos empleados en el tratamiento de los cánceres más frecuentes, de mama y de pulmón. China también es líder de mercado en el suministro de heparina, un anticoagulante usado en las cirugías a corazón abierto, diálisis renal, y transfusiones de sangre.

Incluso en materia de antibióticos, pues los ingredientes activos de antibióticos como la Vancomicina, el último recurso a emplear en algunos tipos de infecciones resistentes a los antimicrobianos se fabrican en el país asiático.

Por si fuera poco, China también es el mayor proveedor de dispositivos médicos en Estados Unidos. Entre ellos, equipos de resonancia magnética, batas quirúrgicas y equipos que miden los niveles de oxígeno en la sangre.

¿Qué pasa si el suministro se ve afectado?

Y aunque esto suene bien para China en materia económica, representa un problema para el resto del mundo. Si bien Estados Unidos es potencia, llama la atención el hecho de que cuenta con pocas opciones para compensar un posible déficit de parte de China, una posibilidad latente en medio de la emergencia del Covid-19.

Cuando un brote es catalogado como epidemia, los líderes de cualquier país tienen la obligación de proteger a sus ciudadanos. Y en medio de la actual crisis, el gobierno chino, siguiendo este lineamiento, podría prohibir la exportación de productos farmacéuticos, dispositivos médicos y otros componentes médicos vitales para dar prioridad a su propia gente.

Por el momento, el suministro de estos productos esenciales no ha sido interrumpido a niveles preocupantes por la emergencia del nuevo coronavirus, según indican los autores del artículo. Pero en caso de ocurrir, podría tomar años obtener una licencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos para los medicamentos y desarrollar la infraestructura suficiente para suplir las necesidades de todos los estadounidenses.

Referencia:

The silent threat of the coronavirus: America’s dependence on Chinese pharmaceuticals. https://theconversation.com/the-silent-threat-of-the-coronavirus-americas-dependence-on-chinese-pharmaceuticals-130670

Más en TekCrispy