Desde 1995, el 12 de febrero se celebra el Día de Darwin para conmemorar el aniversario del nacimiento de Charles Darwin y sus importantes contribuciones en el campo de la ciencia y la humanidad.

Aunque su obra “El origen de las especies”, en la que Darwin describe su teoría de la evolución por selección natural, ha eclipsado todas sus otras investigaciones, su carrera continuó durante décadas después de la publicación del trabajo histórico.

Entre jardines e invernaderos

Gran parte de su tiempo el naturalista lo pasó estudiando botánica, y su investigación produjo descubrimientos que, si no se hubiera hecho famoso por la su teoría de la evolución, lo habrían convertido en un reconocido botánico.

Aunque Darwin ya había hecho su reputación como científico, sus últimos años no pasaron ociosos. Convirtió sus jardines e invernaderos en un laboratorio personal, y en lugar de viajar para ver especies exóticas distantes, Darwin recibió una variedad de especímenes de botánicos y coleccionistas remotos.

Darwin utilizó la botánica para generar apoyo para su teoría de la evolución y fundó el campo de la biología reproductiva de las plantas.

El reconocido científico hizo incursiones en los campos británicos para observar orquídeas nativas, cuyas formas lo fascinaron. Darwin quedó cautivado por la cuestión de por qué las flores tienen tantas formas, tamaños y arreglos cuando todas están destinadas a lograr lo mismo: la fertilización.

Para Darwin, las orquídeas fueron ejemplos vívidos de selección natural y de mecanismos que se desarrollan a lo largo de generaciones para garantizar la perpetuación de la especie.

Darwin escribió sobre una serie de temas botánicos, pero su trabajo más importante de botánica fue su libro de 1862 sobre orquídeas, titulado “Sobre las diversas contribuciones por las cuales las orquídeas británicas y extranjeras son fertilizadas por los insectos, y sobre los buenos efectos del entrecruzamiento”.

En este libro, escribió sobre formas florales y polinización cruzada, lo que proporcionaría los rigurosos datos experimentales que llevaron a su teoría de la selección natural a una amplia aceptación en la comunidad científica. Los experimentos de Darwin con flores también sentarían las bases para el para entonces naciente campo de la biología reproductiva de las plantas.

Un paradigma para estudiar la adaptación floral

La importancia del trabajo botánico de Darwin no termina con su victoria al convencer a los científicos contemporáneos del valor de su teoría de la selección natural. Su investigación estableció un nuevo paradigma para estudiar la adaptación floral que vigorizó todo el campo.

Pero Darwin no solo que hizo botánica, sino que su trabajo inspiró literalmente miles de otros estudios que comenzaron con sus suposiciones básicas y luego siguieron a otros tipos de especies y luego a otros ambientes.

Darwin convirtió sus jardines e invernaderos en un laboratorio personal donde recibió una variedad de especímenes de botánicos y coleccionistas remotos.

La explicación de Darwin de las formas florales curiosas como resultado de la selección natural, en lugar del trabajo imaginativo de un creador divino, permitió a los científicos comprender muchos fenómenos previamente incomprensibles. Los órganos vestigiales, u órganos que se habían degradado e inutilizado a medida que las especies evolucionaban, tenían sentido por primera vez.

Darwin pasó más años trabajando en plantas que cualquier otro tipo de organismo. Utilizó la botánica para generar apoyo para su teoría de la evolución y fundó el campo de la biología reproductiva de las plantas en el proceso.

El hombre conocido por sacudir el mundo de la biología en su esencia nunca fue más feliz que durante esos años después del viaje Beagle, escondido en su laboratorio de invernadero, estudiando flores.

Como Darwin escribió en su autobiografía, refiriéndose a su trabajo sobre las formas florales de las prímulas, “No creo que nada en mi vida científica me haya dado tanta satisfacción como descifrar el significado de la estructura de estas plantas”.

Referencias:

Charles Darwin and the Origins of Plant Evolutionary Developmental Biology. The Plant Cell, 2011. https://doi.org/10.1105/tpc.111.084244

Darwin’s legacy: the forms, function and sexual diversity of flowers. Philosophical Transactions of the Royal Society B, 2010. https://doi.org/10.1098/rstb.2009.0212

Darwin and the evolution of flowers. Philosophical Transactions of the Royal Society B, 2010. https://doi.org/10.1098/rstb.2009.0277