El cáncer de endometrio es uno de los cánceres ginecológicos más frecuentes a nivel global, ubicándose en mortalidad en el cuarto lugar después del cáncer de mama, cuello uterino y ovario.

El cáncer de endometrio tipo 1 constituye el 85 por ciento de los casos, y la gran mayoría de estos casos expresan el receptor de estrógeno (ER, por sus siglas en inglés), un receptor de hormonas esteroides.

Una proteína clave en la enfermedad

Factores de riesgo como la terapia de estrógeno sin oposición, el tratamiento con tamoxifeno para el cáncer de mama, la exposición de por vida a los estrógenos según el número de ciclos de fertilidad, y la obesidad, que lleva a la producción de estrógeno periférico, todos indican un papel central para la señalización de los estrógenos en el desarrollo del cáncer de endometrio.

Cuando la proteína ETV4 se eliminó de las células de cáncer de endometrio, la señalización de estrógenos se redujo, lo que condujo a un crecimiento tumoral disminuido.

El cáncer de endometrio se trata más comúnmente mediante histerectomía; sin embargo, las progestinas, la progesterona sintética, sirven como un tratamiento alternativo eficaz. Estos factores de riesgo aunados a las estrategias de tratamiento para el cáncer de endometrio apuntan al receptor de estrógeno como un oncogen clave en la enfermedad.

La mayor parte de lo que sabemos sobre el receptor de estrógeno proviene de investigaciones orientadas al cáncer de mama, aunque se sabe que el ER afecta a diferentes genes en los dos tipos de cáncer. En un reciente estudio, investigadores de la Universidad de Utah examinaron qué proteínas influyen en el receptor de estrógeno en las células de cáncer de endometrio.

Valiéndose de técnicas de genómica de última generación y utilizando tejido de tumores humanos cultivados en ratones, el equipo analizó una proteína llamada ETV4 y el receptor de estrógenos en el cáncer de endometrio.

Señalización de estrógenos

Los investigadores descubrieron que la proteína ETV4 juega un papel clave en la forma en que el estrógeno se comunica con las células de cáncer de endometrio.

El estrógeno envía señales de pro-crecimiento a las células, y el receptor de estrógeno realiza estas señales. El estudio encontró que cuando la proteína ETV4 se eliminó de las células de cáncer de endometrio, la señalización de estrógenos se redujo en gran medida, lo que condujo a un crecimiento tumoral disminuido.

El estudio encontró que la proteína ETV4 (tinción marrón) juega un papel clave en la forma en que el estrógeno se comunica con las células de cáncer de endometrio.

De manera sorprendente, los autores encontraron que ETV4 ayudó a promover la señalización de estrógenos de dos maneras: primero, indicando al receptor de estrógeno dónde unirse en el genoma; y segundo, provocando una mayor actividad del receptor de estrógeno.

Por lo tanto, explican los investigadores, descubrir qué provoca que la proteína ETV4 esté activa, abriría una posible vía para reducir la señalización de estrógenos, promotora del crecimiento tumoral uterino.

Sobre la base de estos hallazgos los autores creen que este estudio sienta las bases para futuras investigaciones sobre formas de bloquear la señalización de estrógenos como una forma de combatir el cáncer de endometrio.

Referencia: ETV4 Is Necessary for Estrogen Signaling and Growth in Endometrial Cancer Cells. Cancer Research, 2020. http://doi.org/10.1158/0008-5472.CAN-19-1382