Conocer el mundo de nos rodea se trata de un punto importante que la ciencia se ha dedicado a trabajar para tener cada vez un mejor entendimiento de nuestra realidad. Sin embargo, también es igualmente importante comprender lo que ocurre dentro de nosotros, en nuestro organismo, para tener una vida más completa y saludable.

Por ello, la ciencia y la medicina no han parado de avanzar en estos actores. Para esta oportunidad, el más reciente descubrimiento ha tenido que ver con el desarrollo de lo que nosotros conocemos como nuestro reloj biológico.

Conociendo el verdadero nombre de nuestro reloj biológico

https://cdn.myonlinestore.eu/93c0c46f-6be1-11e9-a722-44a8421b9960/images/Klok.jpgEl mismo se trata del sistema de coordinación interno que le permite a nuestro organismo reaccionar acorde a diferentes ambientes y momentos a los que se vea expuesto. De este modo, es el encargado no solo de procesos como el ciclo de sueño, sino que también tiene la tarea de regular ciertas respuestas emocionales y cognitivas en nuestro organismo.

Todos estos procesos están regulados por los ritmos circadianos –a los que comúnmente denominamos como reloj biológico. Son ellos los encargados de ajustar nuestro cuerpo a nuevos lugares y horarios.

Sin embargo, con la velocidad con la que a veces podemos transportarnos de un sitio a otro, a veces el organismo no llega a adaptarse a tiempo. Ello, a su vez produce un resentimiento en el organismo que se puede presentar en una gran variedad de malestares, que van desde el jet lag hasta problemas como la diabetes, la depresión o casos de trastorno bipolar

El poder de la melatonina

Ahora que sabemos cuál es el proceso de nuestro organismo que regula estas actividades, también vale la pena comprender cuáles son las hormonas que participan en él. Para estos casos, la más resaltante se trata de la melatonina.

Ya que, es esta la que acelera los procesos de adaptación del cuerpo para que el reloj biológico llegue a ajustarse a nuevos ambientes. Por otro lado, también es la encargada de mantener el equilibrio. Lo que implica que se produce constantemente en las cantidades necesarias para que, el organismo funcione como de costumbre mientras no esté siendo presionado con nuevos estímulos.

La meta tras todo el esfuerzo

https://www.sciencenewsforstudents.org/wp-content/uploads/2019/11/860_main_teenage_clock.pngEl más reciente estudio no solo ha podido determinar la relación entre estas hormonas y todos los ritmos circadianos, sino que también ha determinado que existen compuestos capaces de emular o contrarrestar los efectos de la melatonina.

Por medio de este estudio, han determinado que, dichos compuestos, pueden cambiar sus efectos, dependiendo del momento en el que sean suministrados. Debido a lo cual, su sus utilidades pueden variar, lo que los hace compuestos muy versátiles para tratar todo tipo de afecciones que tengan que ver con nuestro reloj biológico.

Una solución para los ambientes extremos

Por lo general, muchos de los ritmos circadianos se ven afectados cuando se enfrentan a circunstancias anormales. Naturalmente, estos se definen dependiendo de los periodos de luz u oscuridad a los que el organismo está expuesto.

De modo que, cuando estos cambian abruptamente el organismo puede confundirse y tener reacciones desfavorables para la salud. Algunos ejemplos podrían verse en personas que viajan entre continentes muy seguido, o que trabajan en submarinos por lo que se ven restringidos en la cantidad de luz solar que requieren –un problema que también se presenta, por ejemplo, en los exploradores polares.

En todos estos casos, las labores desempeñadas después pasan factura en el organismo. Un detalle que podría ser evitado si estos nuevos componentes llegan a funcionar en lo que se ha denominado como “cronofarmacología” –en la que, según el momento del día, un mismo medicamento puede causar diferentes efectos en el organismo.

Referencia:

Virtual discovery of melatonin receptor ligands to modulate circadian rhythms: https://doi.org/10.1038/s41586-020-2027-0