Después de la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson es el segundo trastorno neurodegenerativo más común relacionado con la edad.

Cerca del 80 por ciento de los pacientes diagnosticados con la enfermedad de Parkinson desarrollan demencia dentro de los 20 años posteriores a su diagnóstico, convirtiendo este en una de las consecuencias más comunes de trastorno neurológico.

Aunque se ha observado que los pacientes que portan una variante particular del gen APOE tienen un riesgo particularmente alto, según indica una nueva investigación publicada en la revista Science Translation Medicine. Los investigadores encontraron que la memoria y las habilidades de pensamiento se deterioraban más rápido en las personas con Parkinson que portan la variante.

Proteínas tóxicas en trastornos cognitivos y motores

Los científicos creen que los grupos tóxicos de una proteína llamada alfa-sinucleína que se acumula en una parte del cerebro responsable del movimiento puede causar la enfermedad de Parkinson. Pero los problemas motores han sido relacionados con los problemas cognitivos durante mucho tiempo, y se sospecha que los grupos de proteínas involucrados en los primeros pueden tener relación con la demencia.

Al igual que el Parkinson, el mal de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa la propagación de proteínas tóxicas por todo el cerebro, y una variante de APOE conocida como APOE4 aumenta el riesgo de desarrollarla. Es probable que APOE4 desencadene de manera similar la propagación de grupos tóxicos de proteínas de Parkinson.

“La demencia afecta enormemente a las personas con Parkinson y sus cuidadores”, dice el autor principal Albert (Gus) Davis, profesor asistente de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. “El desarrollo de la demencia es a menudo lo que determina si alguien con Parkinson puede permanecer en su hogar o si tiene que ir a un hogar de ancianos”.

APOE4 implicado en deterioro cognitivo, más no en Parkinson

Entonces los investigadores decidieron indagar en ello usando modelos de ratón con una forma de alfa-sinucleína propensa a la aglomeración a los que modificaron genéticamente para que llevaran variantes humanas de APOE: APOE2, APOE3, APOE4, o ninguna forma en absoluto.

Encontraron que los ratones con APOE4 tenían más grupos de alfa-sinucleína que los ratones APOE3 o APOE2, y luego observaron que los grupos de proteínas también se diseminaban más ampliamente en ratones con APOE4. Con ello, se comprobó que APOE4 estaba relacionado de manera directa con la enfermedad cerebral.

“Lo que realmente se destacó es cuánto menos afectados estaban los ratones APOE2 que los demás. realidad, puede tener un efecto protector, y estamos investigando esto ahora. Si descubrimos que APOE2 es protector, podríamos usar esa información para diseñar terapias para reducir el riesgo de demencia”.

Confirmado esto, era necesario indagar en el mecanismo por medio del cual APOE4 interviene en enfermedades neurológicas, por lo que los investigadores tomaron los datos de tres grupos separados de personas con Parkinson.

Hicieron seguimiento de dos de las cohortes durante varios años: una de la Iniciativa de marcadores de progresión de Parkinson, con 251 pacientes, y la otra del Centro de Trastornos del Movimiento de la Universidad de Washington, que incluía 170 pacientes.

Conforme pasaba el tiempo, las habilidades cognitivas disminuyeron mucho más rápido en personas con APOE04 que en aquellas con APOE3, mientras que las personas con dos copias de APOE2 no mostraron ningún deterioro cognitivo durante el periodo de seguimiento.

Por otro lado, la tercera cohorte incluyó a 1030 personas con Parkinson del NeuroGenetics Research Consortium, cuyas habilidades cognitivas se habían evaluado solo una vez. Al comparar los datos se observó que las personas con APOE4 en esta cohorte habían desarrollado dificultades cognitivas a una edad más joven y tenían déficits cognitivos más graves que aquellas con APOE3 o APOE2.

Se trata de un hallazgo por demás interesante. APOE no afecta el riesgo ni la rapidez del avance del Parkinson, sino que está directamente vinculada a la demencia. Un tratamiento dirigido a APOE podría ayudar a mantener las funciones cognitivas aún a pesar de los problemas motores, lo cual, aunque poco, es algo.

Referencia:

APOE genotype regulates pathology and disease progression in synucleinopathy. https://stm.sciencemag.org/content/12/529/eaay3069