Siendo tan reciente, es de entender que no exista un tratamiento específico aún para tratar la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, ni mucho menos una vacuna para prevenir la infección y detener la propagación. Por el momento, las recomendaciones son bastante clásicas: evitar personas enfermas, lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, y toser o estornudar por debajo del codo.

Estos hábitos nos los enseñan desde las primeras clases de higiene personal en la escuela, pero pocos saben la razón de ellos. Por supuesto, el 2019-nCoV, como otros virus, puede propagarse a través de las manos y superficies que se tocan con frecuencia. Pero en los siguientes párrafos profundizaremos sobre la forma en que se contagia este género de virus en particular según los hallazgos de una investigación publicada recientemente en The Journal of the Hospital Infection.

Hasta nueve días de vida en las superficies

Los mayores representantes de los coronavirus son el SARS y el MERS, conocidos también por haber provocado emergencias sanitarias importantes años atrás. De hecho, la mayor parte de la información utilizada para tratar este nuevo agente proviene de los numerosos estudios que indagaron en estos en particular.

Para empezar, este tipo de infecciones ocurren por gotitas que pueden propagarse simplemente por las manos y superficies. Por ejemplo, en los hospitales pueden quedar en manijas de puertas, botones de llamadas, mesitas de noche, marcos de cama y otros objetos hechos de metal o plástico que tocan los pacientes.

Los virus pueden persistir en las superficies y seguir siendo altamente infecciosos a temperatura ambiente hasta nueve días, aunque en promedio suelen vivir entre cuatro y cinco días, dependiendo de las condiciones.

El profesor Günter Kampf del Instituto de Higiene y Medicina Ambiental en el Hospital Universitario Greifswald explica que factores como “la baja temperatura y la alta humedad del aire aumentan aún más su vida útil”.

La limpieza con ciertos productos puede eliminar coronavirus

Sin embargo, no todo está perdido. Se han realizado pruebas con varias soluciones desinfectantes elaboradas a base de etanol, peróxido de hidrógeno o hipoclorito de sodio que han dado resultados positivos contra los coronavirus.

Los coronavirus pueden durar hasta nueve días en la superficies.

Es probable que aplicándolos en concentraciones apropiadas pueda reducirse el número de coronavirus presente en las superficies infectadas como las de los hospitales en apenas un minuto, lo cual podría reducir las poblaciones de un millón a solo 100 partículas patógenas.

Dentro de ellos pueden utilizarse también otras preparaciones basadas en otros ingredientes activos diferentes de los mencionados, siempre y cuando estas sean efectivos contra virus envueltos.

“Como regla, esto es suficiente para reducir significativamente el riesgo de infección”, explica Günter Kampf. Y todo indica que los resultados, similares para diferentes coronavirus, podrían aplicar también para el coronavirus de Wuhan.

El 2019-nCoV es un patógeno descubierto apenas a finales de 2019, el cual empezó a propagarse desde un mercado de animales en la ciudad de Wuhan, China. Desde entonces, decenas de miles de personas han caído infectadas y otros cientos han muerto dentro del país asiático, e incluso ha logrado propagarse a otras naciones, aunque en una magnitud mucho menor.

Referencia:

How long coronaviruses persist on surfaces and how to inactivate them. https://news.rub.de/english/press-releases/2020-02-07-medicine-how-long-coronaviruses-persist-surfaces-and-how-inactivate-them