Son muchos los estudios que han corroborado la importancia del sueño para la salud fisiológica y mental de los seres humanos. Y aunque el descanso sea algo indispensable y natural puede verse afectado por una serie de factores, como ruido, iluminación, una superficie incómoda, alguna afección física e incluso haber comido. Sí, no es para nada un mito aquello de que no es bueno comer antes de dormir.

Pero lo más curioso de ello es que no solo es el hecho de comer demasiado tarde, sino también lo que comemos. Y no necesariamente nos referimos a mezclas extrañas, sino incluso alimentos individuales que pueden afectar la calidad y duración de nuestro sueño.

De hecho, entre las 10 recomendaciones para procurar un sueño de calidad emitidas por la World Association of Sleep Medicine (WASM) están tres que enfatizan en la alimentación: evitar la ingesta excesiva de alcohol al menos cuatro horas de acostarse y no fumar, evitar el consumo de cafeína, té, chocolate o bebidas energéticas al menos seis horas antes de dormir, evitar ingerir comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir.

Dicho esto, dedicaremos algunos párrafos a dar a conocer algunos de los alimentos que pueden perjudicar nuestro sueño.

Cafeína

Es necesario derribar algunos mitos en cuanto a la cafeína. El café, té verde y las bebidas energéticas contienen esta sustancia psicoactiva. De ahí que su función sea estimular la actividad cerebral y aumentar el estado de alerta y conciencia, y puede crear adicción.

cafeina
La cafeína es una sustancia estimulante del cerebro, por lo que no se recomienda consumirla después de las dos de la tarde.

Y contrario a lo que muchos creen, no se trata de energía, sino de sobreestimulación. Los alimentos pueden proporcionar la energía necesaria para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo sin necesidad de cafeína.

Por esta razón, las recomendaciones indican un máximo de dos tazas al día, y evitar beber café o cualquier bebida que la contenga a partir de las dos de la tarde para evitar impacto negativo sobre nuestro descanso nocturno. De igual forma con las bebidas energéticas que no aportan nada más que cafeína, por lo general el doble de la presente en el café.

Por otro lado, el chocolate negro, sobre el cual se conoce un altísimo contenido de antioxidantes así como efectos positivos sobre el estado de ánimo como mencionamos en nuestro artículo sobre alimentos para ser feliz. El problema es que también tiene cafeína, por lo que también es de cuidado.

Alcohol

Vino, Un Brindis, Rojo, Botella, Cama, Romántica
El alcohol puede hacernos sentir relajados, pero realmente tiene efectos negativos en el sueño.

El alcohol es un depresor y puede ayudar al cuerpo a sentirse relajado, por lo que muchos piensan que tomar una copa antes de dormir puede ayudarlos a conciliar el sueño. Pero esto es un grave error, pues a pesar de ello, el alcohol puede impedir entrar en las fases profundas de sueño en las cuales el organismo se recupera. De hecho, puede interrumpir el sueño varias veces por la noche y puede hacerse algo muy regular.

Alimentos ricos en grasas

sitting woman in bed eating pastry
Los alimentos ricos en grasas pueden causar acidez y dificultar la conciliación del sueño.

Los alimentos con alto contenido en grasas pueden resultar muy placenteros al comer, pero estimulan la producción de ácido gástrico y relajan el esfínter esofágico, lo cual puede causar ardor en el estómago e impedir la conciliación del sueño.

Alimentos picantes y ácidos

Pese a que ambos son pueden tener efectos positivos en el metabolismo, su consumo debe ser bien regulado para evitar problemas de salud. Los alimentos picantes pueden causar ardor en el estómago, por lo que en la medida en que sea posible, será mejor condimentar la comida de la tarde con especies como la albahaca, el cilantro, el tomillo, el romero y el orégano.

Además, los alimentos ácidos también pueden causar reflujo gastroesofágico, ya sea que se trate de la fruta completa o solo de su zumo.

Hidratos de carbono y azúcares

Dependiendo de nuestro estilo de alimentación, es probable que durante la noche sintamos ganas de comer algo dulce. Pero es necesario tomar en cuenta que cuanta más azúcar se consuma durante el día, mayor será la probabilidad de despertar durante la noche, ya que los azúcares refinados se absorben rápidamente por el torrente sanguíneo, convirtiéndose en una fuente de energía de combustión rápida.

Por último, resaltamos que la última comida del día debe ser ligera para que pueda digerirse fácilmente antes de dormir. Además, la hidratación juega un papel crucial durante el día y la noche. El agua permite el flujo de los nutrientes necesarios para los diferentes procesos de nuestro cuerpo, aunque también es prudente tomarla hasta cierta hora para evitar tener que despertarnos a mitad de la noche.

Referencia:

Alimentos que no te dejará dormir. https://www.infosalus.com/nutricion/noticia-alimentos-no-te-dejaran-dormir-20200207083150.html