Huellas Dactilares

El tema de las drogas es bastante delicado, y en materia científica no se ha dejado de lado. Día a día se enfocan esfuerzos en mejorar los métodos de detección de consumo de drogas para mejorar las investigaciones en entornos legales e incluso forenses.

A propósito de ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Surrey en el Reino Unido ha presentado una nueva prueba por medio de la cual se puede determinar si alguien ha consumido o tocado cocaína de manera reciente usando únicamente la huella digital del individuo.

Una prueba de apenas dos minutos

La prueba consiste en que el individuo presione su dedo sobre un pedazo de papel especial durante 10 segundos. Una vez tomada la muestra, se procede a aplicar una técnica de análisis químico conocido como espectrometría de masas para detectar la presencia de cocaína o benzoilecgonina, una molécula que se excreta a través de la piel después de que una persona ha ingerido cocaína.

Según indican los autores en su documento publicado en la revista Scientific Reports, esta prueba arroja resultados en menos de dos minutos, mucho más rápido que los análisis de sangre tradicionales, siendo esta su principal ventaja.

95 por ciento de precisión

Los investigadores tomaron huellas digitales de personas que habían tocado muestras de cocaína con una pureza del 99 por ciento, así como también muestras de la calle que eran mucho menos puras para comparar. Las huellas se tomaron inmediatamente después de que se manipuló la droga, luego de lo cual los participantes se lavaron las manos.

Adicionalmente tomaron huellas digitales de 26 personas en una clínica de rehabilitación de drogas, las cuales informaron haber tomado cocaínas en las últimas 24 horas.

Y luego de analizar las 86 muestras, se observó que la prueba basada en huellas dactilares era precisa en un 95 por ciento, arrojando resultados precisos incluso hasta 48 horas después del contacto o la ingestión de la sustancia.

Capaz de detectar consumo de cocaína con manos limpias

La prueba es efectiva incluso en la detección de la benzoilecgonina, que además de ser excretada por la piel previo consumo, también se encuentra como impureza en algunas muestras de cocaína en la calle, lo cual es de gran utilidad a nivel de investigación sobre drogas.

Una persona que ha ingerido cocaína continuará excretando esta molécula a través de su sudor, por lo que incluso después de lavarse las manos podrían encontrarse rastros de la misma por medio de esta prueba.

“Si alguien ingiere cocaína, no querrás que vuele un avión o conduzca un autobús”, comenta Melanie Bailey, de la Universidad de Surrey en el Reino Unido, quien participó en esta investigación.

Este nuevo método está disponible comercialmente, y tiene potencial para ser utilizado como prueba de drogas. Sin embargo, es posible que sea necesario establecer algún tipo de regulación para que esta nueva técnica se aplique en entornos legales.

Referencia:

On the relevance of cocaine detection in a fingerprint. https://www.nature.com/articles/s41598-020-58856-0