La metástasis es la causa del 90 por ciento de las muertes relacionadas con el cáncer en pacientes con cáncer de mama. Por lo tanto, entender cómo las células cancerosas se propagan y colonizan los órganos distantes es crucial para identificar estrategias novedosas orientadas a detener la progresión del cáncer y mejorar su tratamiento.

La metástasis es un proceso de varios pasos que implica el desprendimiento del tumor primario, la supervivencia en la circulación, la colonización y la formación de macrometástasis en los órganos secundarios.

Una proteína clave

Una vez que las células cancerosas entran en el sistema circulatorio, se encuentran con una variedad de factores de estrés ambiental, como el desprendimiento del sustrato de la matriz extracelular, la fuerza de cizallamiento, el estrés oxidativo y el ataque de las células inmunes.

La metástasis es la causa del 90 por ciento de las muertes relacionadas con el cáncer en pacientes con cáncer de mama.

Se sabe que solo un pequeño número de células cancerosas puede sobrevivir en la circulación y establecer lesiones por metástasis en otros órganos, pero no se entiende claramente cómo las células tumorales circulantes superan el estrés ambiental e inician esta colonización.

En esta línea, los resultados de un reciente estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Kentucky sugieren que atacar una proteína, conocida como proteína de choque térmico 47 (Hsp47), podría ser clave para suprimir la metástasis del cáncer de mama.

El equipo de investigación encontró que Hsp47, una proteína que ayuda a la producción de colágeno, desempeña un papel en la metástasis del cáncer de mama.

Estrategia prometedora

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron los datos de secuenciación del ADN / ARN generado a partir de tejido de cáncer de mama humano, lo que mostró que el aumento de la producción de Hsp47 estaba relacionado con metástasis en el cáncer de mama triple negativo.

Una vez que las células cancerosas entran en el sistema circulatorio se encuentran con una variedad de factores de estrés ambiental, incluyendo el ataque de las células inmunes.

Alrededor del 10 al 20 por ciento de los cánceres de seno se clasifican como triple negativo, el cual se considera más agresivo y tiene un peor pronóstico que otros tipos de cáncer de seno.

Estos resultados sugieren que apuntar a la proteína Hsp47 podría ser una estrategia prometedora para bloquear la interacción entre células cancerosas y la colonización del cáncer en órganos secundarios para pacientes con cáncer de mama triple negativo.

En referencia a estos hallazgos, el doctor Ren Xu, afiliado al Departamento de Farmacología de la Universidad de Kentucky y autor principal  del estudio, comentó:

“Si podemos encontrar una manera de dirigir esta vía con terapias, podríamos bloquear este proceso y, por lo tanto, inhibir la metástasis”

Un beneficio adicional que aporta el estudio, es el potencial de que la proteína Hsp47 pueda servir como pronóstico o biomarcador del proceso de metástasis, ya que con frecuencia se amplifica en los genes del tejido metastásico del cáncer de mama.

Referencia: Hsp47 promotes cancer metastasis by enhancing collagen-dependent cancer cell-platelet interaction. PNAS, 2020. https://doi.org/10.1073/pnas.1911951117