El cáncer se manifiesta cuando se producen mutaciones irreparables en secciones de nuestro material genético, lo que da como resultado un crecimiento celular incontrolable.

El sistema inmune humano tiene la función de detectar infecciones bacterianas o sustancias extrañas, lo cual involucra una serie de procesos metabólicos y celulares complejos que permiten el cumplimiento de la misma.

Pero hay algo paradójico en torno a este tema. Y es que el mismo sistema inmunitario puede considerar al cuerpo como un agente peligroso y atacarlo, lo cual da lugar a enfermedades sistémicas y cáncer.

En este sentido, existe un proceso digno de mención denominado polarización. Se trata de un mecanismo a través del cual los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmunitario pueden diferenciarse entre sí.

Y una nueva investigación publicada en la revista Cell Reports ha revelado un nuevo interruptor bioquímico involucrado en la polarización y la proliferación de los macrófagos M2, un tipo de células involucradas en los procesos de curación.

Un nuevo punto de control involucrado en la polarización

Los macrófagos tipo M2 son células inmunitarias que intervienen en los procesos de curación, pero irónicamente también se pueden asociar con las células cancerosas y estimular su crecimiento. Bajo esta forma se les conoce como macrófagos asociados a tumores, o TAM.

En un nuevo estudio se ha encontrado un nuevo punto de control bioquímico para la polarización de estas células, el cual se ramifica desde la vía glucolítica, la vía principal de descomposición de la glucosa en el metabolismo humano, para proporcionar unidades moleculares para la rápida proliferación y diferenciación celular.

Dicho esto, si la vía glucolítica se inhibe ante la presencia de sustancias específicas, la polarización y proliferación de M2 ​​se regula negativamente, lo cual repercute directamente en la comprensión de los TAM y el tratamiento del cáncer.

Los autores de la investigación manejan la hipótesis de que el crecimiento de los macrófagos de tipo M2 en el microambiente de las células cancerosas podría ser una estrategia eficiente para revocar su apoyo en el crecimiento del cáncer. Pero por el momento, Thomas Weichhart y Wolfram Weckwerth, ambos autores de este trabajo, trabajan intensamente en estudiar este mecanismo con más detalle para el desarrollo de estrategias potenciales.

Referencia:

Targeting the cancer microenvironment. https://medienportal.univie.ac.at/presse/aktuelle-pressemeldungen/detailansicht/artikel/targeting-the-cancer-microenvironment/