Un número de infecciones emergentes y reemergentes, incluyendo la gripe porcina, el síndrome respiratorio agudo severo, el síndrome respiratorio del Medio Oriente, la enfermedad del virus del Ébola y la infección del virus Zika (ZIKV) han cobrado un alto precio en la salud pública alrededor del mundo.

El ZIKV se identificó hace casi 70 años en monos rhesus durante una vigilancia de la fiebre amarilla en el bosque de Zika en Uganda (de ahí su nombre) y se notificó inicialmente en humanos en 1952. Pocos imaginarían que este virus se convertiría en una importante preocupación de salud pública internacional en el siglo XXI.

Evaluando respuestas inmunitarias

Su rápida propagación en todo el continente americano en 2016 y su potencial para causar anomalías congénitas en los niños han suscitado serias preocupaciones. Esto llevó a la Organización Mundial de la Salud a declarar la infección del ZIKV como una emergencia sanitaria mundial el 1 de febrero de 2016.

El Zika es una enfermedad que se trasmite por la picadura de mosquitos infectados.

Esto condujo a un esfuerzo científico mancomunado que ha logrado avances importantes en el desarrollo de candidatos a vacuna capaces de producir potentes anticuerpos neutralizantes del ZIKV.

A pesar de estos avances, sigue sin estar claro cómo afecta la vacunación contra el ZIKV a las respuestas inmunitarias de humanos que han experimentado una inmunidad previa a otros flavivirus (familia de virus al que pertenece el Zika) como el dengue.

En este sentido, los resultados de un reciente estudio muestran que una sola dosis de una vacuna experimental de Zika (ZPIV) en un individuo con experiencia en el dengue puede aumentar la inmunidad preexistente del flavivirus y provocar respuestas protectoras de anticuerpos neutralizantes cruzados tanto contra el virus Zika como contra el dengue.

En el estudio, que fue realizado por científicos del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, el equipo analizó las respuestas de anticuerpos de un voluntario con experiencia en dengue que participó en un ensayo clínico de fase 1 de la vacuna de virus inactivado purificado Zika.

Posible beneficio

Este análisis permitió a los investigadores identificar un potente anticuerpo de reacción cruzada llamado MZ4, el cual demostró una importante capacidad para neutralizar el virus Zika, así como la cepa del virus del dengue de serotipo-2. Además, el MZ4 protegió contra el Zika y el dengue en un modelo de infección de ratón.

Para el estudio, los investigadores compararon el perfil inmunológico del individuo con el de los voluntarios del ensayo que no habían estado expuestos previamente al virus del dengue.

El potencial del Zika para causar anomalías congénitas en los niños ha suscitado serias preocupaciones.

Esta comparación mostró que, mientras el voluntario con exposición previa al dengue experimentó un fuerte incremento en los anticuerpos que neutralizan los virus Zika y del dengue, después de una sola dosis de la vacuna, los otros participantes requirieron dos vacunas para alcanzar una magnitud similar de respuestas de anticuerpos Zika, pero no hubo respuesta de anticuerpos de reacción cruzada al virus del dengue.

Sobre la base de estos hallazgos, los investigadores utilizaron muestras de otro estudio de fase 1 de la vacuna ZPIV que se está llevando a cabo actualmente en Puerto Rico, donde existe un mayor riesgo de exposición a los flavivirus.

Los investigadores observaron que la vacuna contra el Zika en personas con experiencia previa en flavivirus producía una neutralización cruzada similar después de una sola vacunación, lo que pone de relieve el posible beneficio de la vacunación con ZPIV en las zonas donde el flavivirus es endémico.

Referencia: Potent Zika and dengue cross-neutralizing antibodies induced by Zika vaccination in a dengue-experienced donor. Nature Medicine, 2020. https://doi.org/10.1038/s41591-019-0746-2