Al mencionar esta condición del organismo, muchas personas podrían pensar de inmediato que solo las mujeres lactantes pueden padecerla. Sin embargo, la verdad es que este se trata de un problema que puede afectar a todos, mujeres, hombres o niños.

Es innegable que el primer grupo mencionado se trata del más afectado. Sin embargo, la información que se tiene ahora con respecto a esta deja claro que no se tratan de las únicas que deberían aprender a reconocerlo y a darle los cuidados indicados para evitar consecuencias graves.

¿Qué es exactamente la mastitis?

https://steemitimages.com/p/HNWT6DgoBc14riaEeLCzGYopkqYBKxpGKqfNWfgr368M9WjvXobfC3A7NVTkNbMWzgkqDEgaG4UwscfxGrXgYkCcHhv4ZdQtA6rwywnBKsDs6uNu5Ra8d6ySiML?format=match&mode=fit&width=640Por lo general, cuando se habla de este problema la primera relación es que se trata de una infección del tejido mamario –que, generalmente, se presenta durante la lactancia. Pero, siendo estrictos, la verdad es que el término solo corresponde a la inflamación del tejido.

Por su parte, la infección se trata de un elemento que puede o no estar presente con la mastitis. Todo dependerá de la gravedad de la misma.

La mastitis es, entonces, una inflamación que se presenta en los tejidos mamarios. Por lo general, viene acompañada con dolores en la zona afectada más otros síntomas de mal estar. En ocasiones, el área puede enrojecerse y calentarse, como un signo de la perturbación de los tejidos.

Asimismo, en otros casos la mastitis puede llegar a causar en las personas síntomas muy similares a los de la gripe. Por ello, puede verse afectada por dolores de cabeza, fiebre alta, malestar corporal y fatiga.

¿Por qué afecta mayormente a las mujeres en periodo de lactancia?

https://revolucionmama.com/wp-content/uploads/2016/03/mastitis.jpgComo lo hemos mencionado, la relación inmediata que se hace con la mastitis tiene que ver con las mujeres que amamantan a sus bebés. En general, existe un porcentaje de entre 4 y 8% de ocurrencia de esta patología en las madres recientes.

Siendo el riesgo de incidencia más alto dentro de los primeros 3 meses de lactancia. Luego de ello, el riesgo disminuye. Sin embargo, no desaparece por completo, pues, como lo hemos dicho, este problema no se trata de una complicación exclusiva de las féminas en periodo de lactancia.

https://static.tuasaude.com/media/article/tv/kp/mastitis_24308_m.jpg

Por lo general, la obstrucción de los canales por los que pasa la leche es el motivo por el que se presenta la mastitis en las nuevas madres. No obstante, existen otras razones por las que el tejido mamario puede infectarse. Lo que hace que nadie se encuentre verdaderamente exento de padecer este problema.

Es vital darle a esta infección el tratamiento apropiado

En el caso de que la mastitis sea detectada, el primer paso a dar tiene que ver con el apropiado tratamiento del problema. Para iniciar, es necesario trabajar con la inflamación y los medios que se dispongan para aliviarla.

Primeramente, es recomendable trabajar con antinflamatorios que no contengan esteroides y combinarlos con compresas frías que alivien la hinchazón. En el caso de las mujeres, esta actividad debe venir ayudada con el vaciado de leche, ya sea por medios manuales o con un extractor de leche.

https://piellisa.com.co/wp-content/uploads/2019/03/dolor-en-los-senos.jpgEn caso de que los problemas persistan más de 24 horas, lo más probable es que entonces una infección haya hecho presencia. De ser así, el siguiente paso implica comenzar el uso de un antibiótico capaz de combatir la bacteria Staphylococcus Aureus –la causante de la mastitis.

Si es posible, antes de consumir el antibiótico, sería bueno hacer un cultivo de laboratorio de las secreciones del tejido afectado, para conocer el origen verdadero del problema. No obstante, si se trata de un caso de mastitis regular, el tratamiento anterior más el antibiótico correcto deberían dar resultados.