En un mundo donde la inteligencia artificial cada vez genera más adeptos y –algunos no tanto– una vez más se demuestra todo lo que se puede llegar a hacer con esta poderosa tecnología ahora en el campo medicinal. Pues un estudio reciente demostró que se puede crear una droga medicinal gracias a la IA.

La compañía de tecnología Exscientia y el laboratorio japonés Sumitomo Dainippon Pharma, trabajaron en conjunto para desarrollar DSP-1181, la molécula basada en inteligencia artificial. El estudio clínico aún se encuentra en Fase I y se desarrolló implementando algoritmos inteligentes y una serie de componentes provenientes de una amplia base de datos, se probará en pacientes que padecen trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Andrew Hopkins CEO de Exscientia, dijo que se trata de uno de los mejores hallazgos de la ciencia médica, “un hito crítico” en el desarrollo de la inteligencia artificial y la medicina. Exscientia dijo que es una compañía “a la vanguardia del descubrimiento y diseño de drogas impulsado por la Inteligencia Artificial”.

Asimismo, Hopkins señala que la inteligencia artificial es importante en el desarrollo de la medicina, puesto que además de reducir el tiempo de creación de cinco años a 12 meses, además que es una poderosa herramienta en la industria farmacéutica puesto que reduce el margen errores, ya que en este proceso intervienen miles de decisiones hasta encontrar la molécula adecuada.

CES 2020: La IA y robótica dos campos en ascenso

Aunque falta mucho para que la droga puedan ser aplicados en la vida real, este representa un gran avance para la industria, además que debido a que los algoritmos son agnósticos, según el CEO de la compañía podrá ser aplicado a cualquier enfermedad.

Pero la belleza del algoritmo es que son agnósticos, por lo que pueden aplicarse a cualquier enfermedad.

Este año fue el primero en tener un medicamento diseñado por IA, pero para el final de la década todos los nuevos medicamentos podrían ser potencialmente creados por AI.

Excientia asegura que desde ya se encuentra trabajando en el desarrollo de drogas para enfermedades como el cáncer y otras cardiovasculares.

Más en TekCrispy