La prehistoria se trata de una vasta fuente de conocimiento que nos permite comprender quiénes somos –o, mejor dicho- quiénes fuimos y cómo llegamos aquí. Para ello, los yacimientos arqueológicos son vitales, ya que ellos se tratan de la vitrina a través de cuyos contenidos somos capaces de observar, estudiar y finalmente comprender nuestro pasado.

De entre todos estos espacios en donde la historia se encuentra enterrada, uno de los que más se ha destacado ha sido Orce, en Granada, España. El mismo se ha convertido en un contenedor lleno de sorpresas que revolucionan la idea que teníamos de la prehistoria.

Por ejemplo, ha sido en él donde hemos llegado a encontrar los restos del que sería el homínido más antiguo hallado en toda Europa. Ahora, una nueva gran revelación ha surgido, pero no con respecto a la antigüedad de los habitantes de esta área, sino a las capacidades mentales que estos poseían.

Las herramientas “futuristas” de Orce: Los esferoides

En el caso de Orce, todo se redujo a las herramientas. En la época en la que esta población existió, la Olduvayense, el estilo de las mismas era totalmente simple. Muchas veces estas consistían tan solo en lajas de piedra que, según sus características –más o menos afiladas- eran usadas para distintos propósitos.

En épocas más cercanas como la Olduvayense Evolucionado (de hace 1 millon de años) o la Achelense (de hace 800 mil años), comenzaron a surgir las que se conocían como herramientas elaboradas, que contaban con un proceso más complejo de realización y selección.

Entre ellas, se encuentran las que se conocen como esferoides. Estas se tratan de elementos rocosos trabajados a través de un proceso específico y metódico para modificar su forma. Lo que da como resultado una herramienta con una forma casi esférica utilizada para variadas tareas.

Un adelanto de 400.000 años

https://www.agenciasinc.es/var/ezwebin_site/storage/images/noticias/el-entorno-de-orce-fue-el-silicon-valley-de-la-prehistoria/6631389-1-esl-MX/El-entorno-de-Orce-fue-el-Silicon-Valley-de-la-Prehistoria_image_380.jpg

Dichos esferoides, por lo que se creía, eran una herramienta que pertenecía al Achelense o al menos a finales del Olduvayense Evolucionado. Pero, los arqueólogos de Orce ya han descubierto variadas piezas en el espacio que revelan la presencia de estas en el asentamiento perteneciente al periodo Olduvayense (de hace 1,4 millones de años).

Lo que demuestra que, los habitantes de esta área estaban adelantados a sus contemporáneos por, por lo menos, un margen de 400 mil años. Luego de que su población se extinguiera, estas técnicas se mantuvieron inutilizadas hasta los ya conocidos Olduvayense Evolucionado y Achelense.

Lo que, deja claro, sin lugar a dudas, que la población de Orce estuvo adelantada a su tiempo y que, de un modo u otro, sus descubrimientos tempranos pudieron haber sido vitales para el desarrollo futuro de nuevas técnicas que llevaron a la humanidad a lo que es ahora.

El Silicon Valley de la prehistoria

El hecho es que, en el yacimiento de Orce, el grupo de arqueólogos que han publicado sus hallazgos en la revista PLoSOne ha hecho un descubrimiento que cambia por completo lo que sabíamos de los habitantes de la zona.

Al parecer, el asentamiento poblacional de esa área era capaz de desarrollar herramientas mucho más avanzadas que las que se esperarían para su época. Lo que, ha hecho que esta zona ahora se considere como el equivalente en innovación en la prehistoria a lo que hoy se conoce como Silicon Valley. Aquel lugar donde los grandes de la tecnología continúan desarrollando los conceptos y tecnologías que definirán nuestro futuro.

Referencia:

Subspheroids in the lithic assemblage of Barranco León (Spain): Recognizing the late Oldowan in Europe: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0228290