Esta epidemia que ya ha sido declarada como una alerta nacional para la Organización Mundial de la Salud, está trayendo a la luz muchos más problemas que solo la enfermedad en sí. A medida que la propagación avanza, las comunidades alrededor del mundo asocian más esta situación con su origen en China y, por transmisión, a la población asiática.

A causa de esto, en diferentes partes del planeta comienzan a observarse lamentables casos de xenofobia relacionados con esta situación. Ya que, ciudadanos chinos o asiáticos en otros países están experimentando situaciones de acoso, desprecio y racismo tan solo por su étnia.

#JeNeSuisPasUnVirus (#YoNoSoyUnVirus)

https://cdn.vox-cdn.com/thumbor/jeSKBnNQaimiG9XJkA7DMMWZZZA=/0x0:6210x4140/1200x800/filters:focal(2155x1426:3147x2418)/cdn.vox-cdn.com/uploads/chorus_image/image/66206230/coronavirus_wuhan_virus_china_GettyImages_1196451231.0.jpgEste tipo de problemas se han vuelto particularmente fuertes en países como Francia. En los que, este tipo de demostraciones racistas se han puesto a la orden del día.

Por ejemplo, varios ciudadanos han denunciado haber sido discriminados en espacios públicos como el autobús. En ellos, otros pasajeros los han visto con asco e incluso soltado comentarios discriminatorios, como si solo por ser asiáticos, estos fueran portadores del virus.

Tan intensa ha sido esta situación que, en el país ha surgido un nuevo movimiento por las redes sociales. El mismo se ha manejado como una protesta por las redes sociales en las que su utiliza el hashtag “JeNeSuisPasUnVirus”. Este simplemente reza “Yo no soy un virus” y se trata de la respuesta de la comunidad china ante los constantes e injustificados desprecios a los que se han visto sujetos.

El coronavirus no es el único mal que se está esparciendo en el mundo

Con esta situación, podemos ver que los tiempos de crisis siguen siendo los mejores en sacar los peor de nosotros. Problemas como el racismo y la xenofobia han estado en nuestra historia siempre.

Pero, en los últimos tiempos se han hecho grandes esfuerzos para intentar evitar que esto se siga esparciendo con normalidad. Lastimosamente, este tipo de circunstancias demuestran que aún hay mucho trabajo que hacer y que el mundo todavía no está liberado de este tipo de pensamientos que solo traen caos y destrucción.

“Alerta amarilla” en Francia

Un claro ejemplo de esto lo podemos ver incluso en manifestaciones de la prensa francesa. La cual, se dio el lujo de utilizar titulares como “Amenaza amarilla” o “¿Peligro amarillo?” para referirse a la situación existente con el coronavirus.

Este tipo de titulares, en algunos pueden generar una necesaria indignación, pero en otros individuos solo se convierten en un combustible que alimenta un odio injustificado. Algo que, como hemos dicho, la comunidad china está tratando de contrarrestar con su movimiento de concientización. Sin embargo, cuando el miedo está presente, muchas veces la razón toma vacaciones.

Canadá también es partícipe de este problema

https://img.gruporeforma.com/imagenes/960x640/5/703/4702839.jpgOtro caso que nos hace notar que la xenofobia está en todos lados nos hace cruzar el océano y situarnos en Canadá. Hasta la fecha, solo 4 casos de coronavirus de han confirmado en Canadá (solo dos menos que los confirmados en Francia). Pero, ello ha sido suficiente para encender la mecha del miedo.

Por estos motivos, expresiones y comportamientos discriminatorios parecidos a los vistos en Francia han comenzado a ser replicados por parte de la población. Cabe destacar que, otros virus originados en Asia, como el SARS han atacado parcialmente su población. Por lo que el miedo a que ello se repita está dominando el comportamiento de muchos. Lastimosamente, mientras ello siga y las culpas se sigan repartiendo como si ello fuera de ayuda, no se podrá llegar a una verdadera solución para el problema.