El tema de los coronavirus ha sido tendencia durante todo el mes de enero gracias a la propagación masiva que ha tenido el nuevo 2019-nCoV. Sin embargo, no se trata de una situación especialmente nueva.

En un pasado no muy lejano formas como el virus del Ébola, el MERS y el SARS han alarmado a las autoridades sanitarias del mundo y han llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decretar emergencia de salud internacional, lo cual no implicaría demasiados cambios en la forma en que se gestiona la situación.

Pero ante el reciente anuncio de la OMS muchas personas han dejado sus nervios fluir y han empezado a sentir miedo de que el coronavirus de Wuhan los infecte y todo lo que ello implica, una neumonía que, dependiendo de las condiciones del sistema inmunológico del afectado, tiene potencial de ser letal.

¿Pero es realmente necesario preocuparnos a tal nivel? E. Scott Geller, un distinguido profesor de psicología en Virginia Tech indica que quizás no. De hecho, parece que diariamente nos enfrentamos a riesgos mayores que el contagio por coronavirus, pero el hecho de no sentir control sobre ello es lo que nos poner nerviosos.

“Es natural reaccionar de forma exagerada a un factor estresante que no podemos controlar. Y esto está al frente y al centro en este momento, por lo que debemos evaluar si podemos controlar este factor estresante. Si no creemos que tenemos el control, hay angustia”.

Riesgos mayores que el coronavirus de Wuhan

Según han indicado los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), el riesgo de contagio por el coronavirus de Wuhan en los estadounidenses es bajo, considerando que desde la detección del primer caso en su territorio desde hace casi dos semanas, no se han confirmado más de 10 casos. Otros 165 se encuentran en observación. Pero Estados Unidos tienen una población de 317 millones de personas, lo que hace estos casos diminutos.

En cambio, China tiene más de 1,300 millones de personas, y la cantidad de casos confirmados excedió los 8,000 junto con más de 200 muertes. Por supuesto, allá la situación es mucho más preocupante.

Sin embargo, día a día las personas enfrentan amenazas mucho mayores, como los simples riesgos a los que nos exponemos al conducir un automóvil. Geller usa ese ejemplo para explicar que lo que diferencia ambas situaciones es la sensación que tienen las personas de tener el control sobre las amenazas.

Según el especialista, la conducción riesgosa representa una amenaza mucho mayor que el coronavirus para el estadounidense promedio. Sin embargo, “nos sentimos en control. Pensamos: ‘No me va a pasar a mí'”, dijo

Así también la gripe, que está mucho más propagada en la población. Y aunque nos la tomemos a la ligera por lo cotidiana y extendida, esta fue responsable de más de 34,000 muertes durante la temporada 2018-2019, según los CDC. El año anterior fueron 61,000 muertes.

La gripe tiene vacuna, el coronavirus de Wuhan no

Sin embargo, la gripe puede que esté un poco más controlada. Robin Gurwitch, psicólogo del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, dijo que este virus es diferente de la gripe. Y por lo menos, existen vacunas contra la gripe. Aún no se sabe de alguna para el coronavirus de Wuhan.

“Lo que nos da pausa es esta idea de que está ahí afuera y no tengo forma de prevenirlo o arreglarlo si lo consigo”, explicó, retomando la idea la falta de control propuesta por Geller para explicar la preocupación.

Gurwitch considera necesario informarse bien sobre lo que está pasando, y de igual forma, explicarles a los niños toda la historia sobre este brote. Junto a ello, difundir y aplicar algunas medidas básicas para protegerse: lavar las manos con frecuencia, usar desinfectante a base de alcohol, cubrirse la boca al toser y estornudar en el hueco del codo y no estrujar los ojos, boca o nariz con las manos.

Referencia:

Coronavirus doesn’t have to scare you or your kids, psychologists say. https://medicalxpress.com/news/2020-01-coronavirus-doesnt-kids-psychologists.html