Las temperaturas veraniegas en el Ártico se hacen cada vez más cálidas, lo que ha derretido cantidades importantes de hielo y ha dado paso al crecimiento de las plantas en el terreno despejado. La vegetación de la tundra se está extendiendo a nuevas áreas y cada vez se hacen más altas.

Y los últimos avances en tecnología de drones y satélites están ayudando a un robusto equipo internacional de investigadores a comprender mejor cómo es que estas vastas regiones sin árboles se están haciendo cada vez más verdes, un proceso llamado ecologización de las regiones árticas.

El equipo, conformado por 40 científicos de 36 instituciones diferentes fue dirigido por dos exploradores de National Geographic, publicó un documento en la revista Nature Climate Change en el que explican que las razones que han dado lugar a este proceso de ecologización en realidad son más complejas y variables de lo que se pensaba anteriormente.

Calentamiento del suelo y humedad del paisaje

El interés recae en cómo las regiones del norte de Europa, Asia y América del Norte han estado cambiando en función del incremento de las temperaturas. Sin embargo, se ha observado que específicamente el crecimiento de la tundra en el Ártico no se debe únicamente al calentamiento del suelo.

Mosaico de imágenes del Ártico por MODIS. Crédito: NASA.

Gracias a las nuevas tecnologías que incluyen sensores de aviones no tripulados y satélites, junto con los datos registrados en el pasado, se han podido detectar patrones emergentes de ecologización que son influenciados por las diferencias en el momento del deshielo y la humedad de los paisajes.

El beneficio de ello está en que las plantas de tundra pueden funcionar como una especie de barrera entre el calentamiento de la atmósfera y las enormes reservas de carbono almacenadas en el suelo congelado.

En efecto, los cambios en la densidad de la vegetación alteran el equilibrio entre la cantidad de carbono capturado y la cantidad que queda libre en la atmósfera. Aún si las variaciones no son drásticas, esto podría influir de manera significativamente en los esfuerzos por lograr la meta de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5°C.

Referencia:

Complexity revealed in the greening of the Arctic. https://www.nature.com/articles/s41558-019-0688-1