La imagen con mayor resolución del Sol ha sido captada por el Telescopio Solar Daniel K. Inouye. Crédito: NSF

La National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos en Hawái se refiere a nuestro Sol como un ‘reactor nuclear gigantesco’ “que quema alrededor de cinco millones de toneladas de combustible de hidrógeno cada segundo”. Y toda la magnificencia de este astro ha sido capturada recientemente por su Telescopio Solar Daniel K. Inouye, arrojando las imágenes de mayor resolución conseguidas hasta ahora.

La primera imagen y video publicados muestran el plasma hirviendo alrededor del sol, el cual se va desplazando a la superficie en el centro de cada una de las enormes celdas similares a Texas que lo componen, y luego se expande y desciende en las líneas oscuras en un proceso de transferencia conocido como convección. Este proceso ocurre en 10 minutos.

Toda esta energía es irradiada al espacio y hace posible la vida en nuestro planeta bajo un fenómeno conocido como clima espacial que, que cuya variación puede alterar los sistemas de la Tierra.

El Telescopio Solar Daniel K. Inouye

El telescopio, que se ubica en Haleakala, isla de Maui, en Hawái, es el más grande entre los telescopios solares. Consiste en un espejo de cuatro metros, una óptica que elimina las distorsiones de la atmósfera y un sistema de enfriamiento avanzado para evitar su sobrecalentamiento al captar toda esa luz solar.

Aunque su ubicación ha generado algo de polémica en Hawái ya que sus habitantes consideran dicha tierra como sangrada. Sin embargo, un documento en la revista Science indica que las circunstancias son diferentes a las del Telescopio de Treinta Metros. El Telescopio Solar de Inouye es mucho más pequeño y su desarrollo fue más discreto.

Una imagen más clara del funcionamiento del Sol

Esta herramienta es de vital importancia en lo referente al estudio del viento o clima solar pues, como mencionamos ya, estas emisiones pueden tener un impacto importante en los procesos terrestres: afectar el transporte aéreo, interrumpir las comunicaciones por satélite y derribar las redes eléctricas, causando apagones y desactivar el GPS.

“Hoy podemos predecir si va a llover prácticamente en cualquier parte del mundo con mucha precisión, pero el clima espacial no está en ese punto todavía”, explica Matt Mountain, presidente de la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía de EE.UU. “Necesitamos captar la física subyacente detrás del clima espacial y esto comienza bajo el Sol, que es lo que estudiará el telescopio solar en las próximas décadas”.

Y a pesar de su alta resolución, estas imágenes no tienen fines estrictamente científicos. El equipo a cargo tiene intención de seguir haciendo pruebas y calibrando el telescopio durante los próximos seis meses.

Una vez obtenidos más datos, estos se analizarán en conjunto con los proporcionados por la sonda solar Parker de la NASA y el próximo Orbitador Solar de la Agencia Espacial Europea y la NASA. El objetivo es tener una imagen más clara sobre el funcionamiento del Sol.

Referencia:

NSF’s newest solar telescope produces first images. https://www.nsf.gov/news/news_summ.jsp?cntn_id=299908