Desde hace más de tres años, este ha sido un problema que ha tenido al filo del asiento a todos los países que conforman la Unión Europea. Asimismo, los habitantes del Reino Unido también se han mantenido atentos para conocer cuál será el desenvolvimiento de los asuntos.

Ahora, el día esperado ha llegado y, a partir de mañana, ninguna nación del Reino Unido formará más parte de la UE. Ello implica que cantidad de beneficios y convenios que antes existían para estos países ya no se encontrarán disponibles.

Por lo que, por primera vez en décadas, todos los países de la isla bretona se verán aislados y estarán por su cuenta. Ello por supuesto afectará a cada nación en prácticamente todas las áreas de su cotidianidad. Sin embargo, un sector que se mantiene altamente preocupado por las consecuencias se trata del conformado por los investigadores y científicos que laboran en la nación.

¿Qué le hará el Brexit a la ciencia?

https://www.ft.com/__origami/service/image/v2/images/raw/http%3A%2F%2Fcom.ft.imagepublish.prod.s3.amazonaws.com%2Fcc8d3a68-6911-11e6-ae5b-a7cc5dd5a28c?fit=scale-down&source=next&width=700Aunque pueda parecer que esta ruptura tendrá más impactos en sectores políticos o económicos, la verdad es que el mundo de la ciencia también se verá fuertemente sacudido. Ello debido a que muchos pilares en los que esta se sustentaba, ahora no estarán disponibles.

Disminuiría las posibilidades de financiamiento

https://physicsworld.com/wp-content/uploads/2019/02/brexit-web-542714930-iStock_egal.jpgUna de las primeras consecuencias que se notarán será en el sector de financiamiento de las investigaciones. Por un lado, la Unión Europea cuenta con variados programas de este estilo destinados al sustento de la investigación y el desarrollo.

Sin embargo, al estar oficialmente fuera de la misma, los científicos británicos tendrán que contar con medios alternativos de financiamiento, salir del país y mudar su estudio a otras fronteras o, lastimosamente, abandonar el proyecto.

En los últimos años, tan solo el Reino Unido fue el receptor del 15% de los fondos totales de la UE para la investigación científica. En estos últimos tres el número bajó hasta 11%. Y, apenas la separación se haga oficial, el porcentaje será de un rotundo cero.

Mermará el espíritu de colaboración

https://royalsociety.org/-/media/policy/projects/brexit-uk-science/brexit-uk-science-venki-lab-group.jpgPor otra parte, un detalle muy importante que el Brexit hará muy complicado será el de conseguir diversidad en los proyectos. Con la facilidad de tránsito entre un país y otro, los investigadores eran capaces de construir equipos mucho más diversos y competitivos.

¿Nadar en el mar puede hacerte más propenso a enfermar? Esto dice la ciencia

Ahora que, los europeos que no sean del Reino Unido pasarán a ser tratados como simples extranjeros, los países de este territorio ya no serán tan llamativos para comenzar las investigaciones. Asimismo, los científicos extranjeros no contarán con los mismos beneficios y protecciones que los nacionales, por lo que, claramente estos ya no se sentirán bienvenidos en el país y la mayoría de las investigaciones comenzarán a ser desarrolladas en el territorio solo por británicos.

Ocasionará una fuga de talento joven

https://science.sciencemag.org/content/sci/355/6331/1243/F2.large.jpgOtro detalle preocupante se trata de la fuga de talento. Con la incertidumbre que ha ocasionado el Brexit, en los últimos años la migración de jóvenes investigadores al Reino Unido haya disminuido exponencialmente.

Ya que, al ser un conjunto de países en el que el discurso xenófobo se ha vuelto común, no parece ser la mejor alternativa para los jóvenes que desean crecer y desarrollar su carrera. Además, con el Brexit estos podrían llegar con un financiamiento y luego perderlo por el territorio en el que se encuentran, un detalle que muchos temen y por lo que se han abstenido. Ahora que ello se vuelve oficial, definitivamente la llegada de jóvenes talentos y mentes se verá mucho más atacada.

Acabará con la participación protagónica de los británicos en la ciencia

https://lh3.googleusercontent.com/proxy/xoKybNsNxnsxuyFlGr84JVxmvXJP-eqms3Kio85f5ygYocPFCpFa_noQzAQRyEU07nFwanNfH6JJNtTJ9TIAQYoglgO7ApEHcdVk9YBdgs1tu9u0W7W8FX7ZJF9r2S1wg7V8WVbwkLkC5ky4

Por si fuera poco, un punto que también es resaltante es el de las colaboraciones británicas fuera de sus fronteras. Ya que, así como a los científicos extranjeros les será más difícil entrar, a los nacionales les costará salir.

Debido a lo cual, podría ocasionarse que las participaciones y citas de investigaciones británicas –que en la actualidad son las más reconocidas en el mundo- comiencen a mermar y a ser superadas por otras naciones más cooperativas.

Un claro ejemplo de ello se ve en restricciones como las que tendrá el Reino Unido para participar en proyectos de investigación internacional. Como, por ejemplo, el viaje a la Antártica para tomar muestras de los témpanos de hielo más antiguos. El Brexit no solo se convertirá en una barrera más para los científicos, sino para su eterna tarea que consiste en la búsqueda constante del conocimiento –uno que, necesariamente no se encuentra siempre dentro de las propias fronteras, sino, más bien, en el intercambio de ideas, percepciones, métodos y culturas.

Más en TekCrispy