El primer mes del año suele ser un momento importante alrededor del mundo. Este se trata de un nuevo comienzo, el ciclo vuelve a repetirse y las personas ven esta época como una oportunidad para iniciar nuevos planes y trazar metas.

Sin embargo, este enero 2020 ha sido mucho más duro de lo esperado. Con una gran cantidad de noticias impactantes y también unas otras totalmente alarmantes, ha parecido para muchos internautas que este primer mes no ha tenido fin.

Por ello, no han faltado muestras en la web a través de los conocidos memes que ha hecho referencia a esta situación. Ahora, muchas personas parecen estar verdaderamente desconcertadas –e incluso molestas– por lo largo que se ha sentido el mes.

A pesar de que ello pueda verse como una broma divertida en un principio, la verdad es que esta percepción conjunta de este paso del tiempo irregular se trata de un fenómeno social y psicológico. Por lo que, aunque no lo parezca, esta situación puede ser explicada gracias a la ciencia y a los múltiples estudios que se han hecho con respecto a la percepción del tiempo y a la conocida relatividad del mismo.

La “percepción” del tiempo

https://www.novapolymers.com/wp-content/uploads/2018/11/Time-Passing-Hourglass.jpgUno de los primeros puntos que tenemos que tomar en consideración al hablar sobre el tiempo es ese otro concepto que siempre solemos nombrar al mencionarlo: su percepción. El cuerpo humano, a través de los sentidos es capaz de percibir todo aquello que lo rodea.

De forma que, el gusto, el tacto, la vista, el oído y el olfato trabajan individualmente o en conjunto para permitirnos comprender todo aquello que nos rodea. Pero, no es necesariamente posible decir que cualquiera de estos sentidos primordiales sean los que nos permitan “percibir” algo así como el tiempo.

¿Por qué el estado emocional intenso de las primeras etapas de una relación se desvanece?

En realidad, este, en teoría, solo puede hacerse presente casi de forma instintiva al entender que, los elementos externos, que en un momento eran de una manera, han ido cambiado, lo que necesariamente sugiere la presencia de lo que comprendemos como paso del tiempo.

Ello también nos lleva a pensar en qué medios son los que nos permiten identificar los cambios ocurridos en los elementos, y ello nos dirige a nuestra capacidad de recordar, a nuestra memoria. Ya que, en teoría, es a través de ella que somos capaces de verdaderamente detectar el paso del tiempo al “recordar el pasado” y contrastarlo con el presente. Dejando claro además que, el futuro como tal, no se trata de algo que pueda ser percibido o que verdaderamente exista más allá de las elucubraciones de la propia mente, es decir, de nuestra imaginación.

¿Cuándo ocurre verdaderamente el presente?

https://images.squarespace-cdn.com/content/v1/54a351eae4b04f1bf4bc3ad8/1461909859033-E7HS36K0C02UENADRXSE/ke17ZwdGBToddI8pDm48kGjwiEL4kdfBoPl5iPqwAil7gQa3H78H3Y0txjaiv_0fP2mUeL88OWNO9bmLu_elLRPf-a6yYvaqGJ18vrJ7QzlZBIEtYwJhf5dcf9Nay4RNOqpeNLcJ80NK65_fV7S1Uc31Q3pynPciWY_-L3ce_0wG08pVni5JKqKPb3-e0CwCA-5z3kre7kcTBLQSsQRGFA/1+Time+Passing.jpg?format=2500wAhora que tenemos un poco más clara una de las formas en la que nosotros llegados a “percibir el tiempo”, es necesario detenernos también en aquel concepto de lo que llamamos “presente”. El mismo, suele ser considerado aquello que percibimos en el momento o lo que ocurre al instante.

Pero, el periodo que toman, por ejemplo, las ondas de luz en rebotar, sumado con aquel que se toman los impulsos enviajar por el cerebro, aquello que percibimos como que ocurre en el momento, en realidad se trata de acciones que ya han ocurrido. Y que, por lo tanto, se encuentran en el pasado, y no en lo que denominamos presente.

Conociendo “presente engañoso”

Es en este punto donde entra el concepto de “presente engañoso” del psicólogo E.R. Clay que fue desarrollado luego por uno de los fundadores de la psicología moderna: William James. Con él, llega la idea de que el presente se trata de una concepción muy efímera y, en realidad, bastante borrosa.

Según sus declaraciones, consideramos básicamente al presente como aquel lapso de tiempo en el que se desarrollan los eventos inmediatos, es decir, aquellos de la memoria a corto plazo. Y que, además, al momento de desarrollarse, no son considerados como pasado al verlos ocurrir sino como un acontecimiento instantáneo.

¿Es cierto que nuestro corazón es responsable de nuestras emociones?

Por lo que ya sabemos sobre la percepción del ambiente, entonces nos encontramos con dos variantes, la primera indica que aquello que percibimos de hecho se trata de algo que ya ha pasado y la segunda nos hace notar que, aunque haya sido así, la mente lo procesa como algo instantáneo.

A lo que, además, no se le da una “medida” en tiempo sino hasta después de que todo haya ocurrido, el evento pase definitivamente a los recuerdos –es decir, al pasado– y nos encontremos en un nuevo presente. Cosa que puede ocurrir tan solo de un segundo a otro. Siendo este un evento que se repite a cada momento de nuestra vida de forma continua e ininterrumpida.

El tiempo biológico y el psicológico

https://steemitimages.com/DQmd2Gj3XUqFzGeVgyQBMuSSEgdBJf6qZrX8A7WSXz4Nnnu/time%20passing%20fast.jpgTodo esto nos lleva a notar dos puntos más que son de vital importancia para comprender la percepción del punto. El primero indica que el organismo humano está naturalmente desarrollado para su percepción de forma instintiva, como el de los animales que, aunque viven en un eterno presente, saben identificar estaciones y cambian sus comportamientos acorde a ellas.

Por otro lado, el segundo nos demuestra que la añadidura de otras concepciones como el pasado y el futuro hace de nuestra interpretación del tiempo una mucho más compleja. Una que, además, ya no se rige por cánones naturales sino que nace de las concepciones y convenios realizados por el hombre como un modo de poner orden en algo que no es capaz de controlar.

Debido a esta necesidad es que existen medidas que van desde el attosegundo al año o a los millones de años. Ya que, siendo el tiempo algo incontrolable, el hombre se ha encargado de buscar medios con los cuales cuantificarlo y medirlo de algún modo.

¿Cambia el cerebro de la mujer después de un embarazo?

Sin embargo, ello ha sido a través de métodos arbitrarios que nos hacen preguntarnos ¿Dónde inicia por primera vez el conteo del tiempo? ¿Quién o quiénes lo han establecido así? La verdad es que, estas preguntas no pueden tener una respuesta sencilla, ya que ninguna obedece a una verdadera regla natural.

Nuestro organismo, especialmente nuestro cerebro ha dedicado áreas específicas para el procesamiento del tiempo como el núcleo supraquiasmático del hipotálamo o la glándula pineal –que también están involucrados en otros procesos naturales como el control de los ciclos del sueño. No obstante, no está capacitado para manejar naturalmente otros conceptos como meses o días que han sido inventados por la sociedad y que se tratan de elementos condicionantes externos y no internos.

La emocionalidad del tiempo

https://themoodcatalogue.com/wp-content/uploads/2017/09/o-TIME-PASSING-facebook.jpgAdemás de todo lo anterior, existe otro factor muy importante que hace mella en nuestra percepción del tiempo. El mismo también se relaciona con factores psicológicos, pero los mismos no son solo necesariamente externos como las convenciones sociales, sino también internos, como los relacionales y los emocionales particulares de cada individuo.

Es acá donde más nos hace pensar la famosa frase del físico, Albert Einstein, “El tiempo es relativo”. Nuestro estado emocional verdaderamente es capaz de influir en la forma en la que procesamos todo lo que menos mencionado a continuación.

La música evoca los mismos sentimientos en personas de culturas diferentes

De este modo, cuanto estamos tristes, enojados, nerviosos o incluso aburridos, el tiempo parece ralentizarse. Incluso, el mismo cumple con este tipo de fenómeno cuando le prestamos demasiada atención. Por otro lado, al estar felices, emocionados o simplemente tener la mente ocupada, el tiempo pareciera volar. Asimismo, esto puede verse en periodos vacacionales como la Navidad, en los que las mediciones del tiempo convenidas por la sociedad se vuelven laxas y muchas veces nuestro estado de ánimo se mantiene en sus mejores niveles.

¿Por qué ocurrió el fenómeno del “enero eterno”?

Gracias todo lo mencionado con anterioridad, ahora sí contamos con todos los conocimientos necesarios para comprender el por qué detrás de este “enero eterno”. Muchas de las manifestaciones en la web en forma de memes solo se han encargado de recalcar que llevan un tiempo largo esperando que el mes se acabe sin que ello ocurra.

Lo que, por un lado demuestra un alto grado de atención a las fechas, lo que se traduce en una percepción más lenta del paso del tiempo. Por otro lado, eventos peligrosos como la pandemia del coronavirus, la amenaza de una posible guerra mundial; sumados con acontecimientos impactantes como el incendio de Australia y la repentina muerte de Kobe Bryant; más otros temas más mundanos como la espera del pago de una muy necesaria quincena han jugado a favor para que el mundo sienta que el mes de enero ha durado una eternidad. Todo, debido a la gran cantidad de acontecimientos notorios, alarmantes y muchas veces estresantes que se han dado durante sus días.

Referencias:

The Experience and Perception of Time: https://plato.stanford.edu/entries/time-experience/#PastPresPassTime

Feel the Time. Time Perception as a Function of Interoceptive Processing: https://doi.org/10.3389/fnhum.2018.00074

The Fluidity of Time: Scientists Uncover How Emotions Alter Time Perception: https://www.psychologicalscience.org/observer/the-fluidity-of-time

Más en TekCrispy