Anualmente se realizan unos 14 millones de nuevos diagnósticos de cáncer, una de las principales causas de morbilidad y mortalidad a nivel mundial.

A pesar de los avances tecnológicos que han llevado a una detección más temprana y a una mejora significativa de los tratamientos médicos para esta enfermedad, su diagnóstico sigue provocando miedo y angustia intensos entre muchos pacientes.

Detectar el cáncer podría ser más fácil gracias a estos microdispositivos

Angustia existencial

La depresión y la ansiedad clínicamente significativas entre los pacientes de cáncer se relacionan con varios resultados deficientes, entre ellos, la disminución de la calidad de vida y las tasas de supervivencia del cáncer, la reducción del cumplimiento del tratamiento, así como el aumento del deseo de muerte y de las tasas de suicidio.

Los hallazgos respaldan la noción de que la terapia con psilocibina es un medio prometedor para mejorar el bienestar emocional, psicológico y espiritual de los pacientes que padecen enfermedades terminales.

Esta angustia existencial se ha descrito como la angustia mental que experimentan aquellos que se enfrentan a una muerte inminente y que está asociada con la desmoralización, la ausencia de propósito o significado, desesperanza, aislamiento y pérdida de la dignidad.

Con el propósito de abordar esta situación y dando seguimiento a un estudio realizado en el año 2016, investigadores de la Universidad de Nueva York encontraron que un tratamiento de una sola dosis de psilocibina, un compuesto psicoactivo que se encuentra en los hongos psicodélicos, combinado con psicoterapia ofrece mejoras significativas en la angustia emocional y existencial de los pacientes de cáncer, beneficios que persistieron casi cinco años después de administrado el medicamento.

En el estudio original, la psilocibina produjo mejoras inmediatas, sustanciales y sostenidas en la ansiedad y la depresión, condujo a la disminución de la desmoralización y la desesperanza relacionadas con el cáncer, y mejoró el bienestar espiritual y la calidad de vida en general.

En la evaluación final de seguimiento a los 6,5 meses, la psilocibina se relacionó con efectos duraderos de ansiedad y antidepresivos. Entre el 60 y el 80 por ciento de los participantes continuaron con reducciones clínicamente significativas en la depresión o la ansiedad, beneficios sostenidos en la angustia existencial y la calidad de vida, así como mejores actitudes hacia la muerte.

Cambios positivos

El presente estudio es un seguimiento a largo plazo (con evaluaciones a los 3 y 4,5 años siguientes a la administración de la sola dosis de psilocibina) de un subconjunto de participantes del ensayo original.

El estudio informa sobre reducciones sostenidas de ansiedad, depresión, desesperanza, desmoralización y ansiedad de muerte en ambos puntos de seguimiento.

La psilocibina es un compuesto psicoactivo que se encuentra en los hongos psicodélicos.

Los participantes, de manera abrumadora atribuyeron cambios positivos en sus vidas a la experiencia de la terapia asistida con psilocibina y la calificaron como una de las experiencias personales y espirituales más significativas de sus vidas.

Diseñan un medicamento contra el cáncer más eficaz y menos tóxico

Estos hallazgos respaldan la noción de que la terapia con psilocibina puede ser un medio prometedor para mejorar el bienestar emocional, psicológico y espiritual de los pacientes que padecen una enfermedad que les amenaza la vida.

Este enfoque, explican los autores, tiene el potencial de producir un cambio de paradigma en el cuidado psicológico y existencial de los pacientes con cáncer u otra enfermedad terminal.

Referencia: Long-term follow-up of psilocybin-assisted psychotherapy for psychiatric and existential distress in patients with life-threatening cáncer. Journal of Psychopharmacology, 2020. https://doi.org/10.1177/0269881119897615

Más en TekCrispy