A solo semanas de que Microsoft retiró de forma definitiva el soporte para el sistema operativo Windows 7, la compañía de Redmond ha anunciado que lanzará una última actualización, debido a que la anterior causó problemas con los fondos de pantalla.

Tal y como sabemos, desde hace un tiempo Microsoft anunció que poco a poco iría descontinuando sus sistemas operativos más antiguos, y luego de erradicar la versión de Windows XP la compañía anunció que estaría haciendo lo mismo con Windows 7.

Windows 7, una última actualización

Como mencionamos, el pasado 14 de enero Microsoft dejó de darle soporte a los dispositivos con Windows 7 como sistema operativo (SO), salvo aquellos que han adquirido Windows 7 Security Updates (ESU), una licencia extendida que asegura actualizaciones durante un lapso más de tiempo.

Ahora, Microsoft ha anunciado que debido a un fallo que ocurrió con la actualización KB4534310 de Windows 7 que le impide a los usuarios visualizar el fondo de pantalla que eligieron, y en su lugar muestra una pantalla negra, la compañía presentará una última actualización.

¿Solo para usuarios específicos?

Aunque en un principio Microsoft había anunciado que esta actualización llegaría a usuarios privilegiados, es decir, aquellos que cuentan con la licencia ESU ahora y para suerte de muchos, la compañía ha cambiado de parecer y ha señalado que esta actualización estará disponible para todo público.

Quizás nos parezca que lanzar una actualización por un fallo en el fondo de pantalla tal vez sea algo innecesario, al menos comparando con actualizaciones a nivel de seguridad –que hasta el momento no se han presentado– y la vulnerabilidad existente en Internet Explorer a la cual Microsoft ha confirmado que no solucionará.

Sin embargo, Microsoft no quiere decepcionar a los amantes de Windows 7 y optará por solucionar este “pequeño fallo” que beneficiará un 32,74% de usuarios que cuentan con este SO en sus portátiles y sobremesas, según un estudio realizado por Net Applications el pasado mes de diciembre.