En la actualidad más que en cualquier otra época, los seres humanos nos encontramos viviendo en un mundo totalmente conectado. Desde las redes sociales y las noticias a las organizaciones y las empresas, es difícil encontrar un gremio en el que no se encuentren iniciativas que se desarrollen en el mundo y ayuden de un modo u otro a conectarlo.

Asimismo, la globalización ha ayudado también a convertirnos cada vez más en lo que podríamos conoces como “ciudadanos del mundo”. Por ello, la forma en la que manejamos la información que llega a nosotros y su origen ha dado un total vuelco.

En épocas anteriores, un evento que ocurriera al otro lado del mar o, incluso, más allá de nuestras fronteras, muchas veces no sería de nuestra incumbencia. Ahora, es claro que todos compartimos un mismo planeta y que, como tal, las acciones de uno pueden fácilmente afectar a los demás sin importar la distancia.

Debido a esto, las noticias del mundo son cada vez más tomadas en cuenta por las diferentes sociedades. En los últimos tiempos, una noticia que ha causado conmoción alrededor de todo el planeta ha tenido que ver con la participación de dos sonados nombres en el mundo: Estados Unidos e Irán.

Irán rompe el pacto nuclear de 2015

Desde la Segunda Guerra Mundial y el auge de las armas nucleares los tiempos han cambiado. Los países del mundo, conscientes del poder y de la devastación de los que estas armas son capaces, se dieron a la tarea de frenar tanto su fabricación como su desarrollo.

Sin embargo, muchos años más tarde, esto no se daría en todos los países con la misma intensidad y el riesgo de una guerra nuclear seguía latente. Para este caso el caso particular de Irán, Estados Unidos decidió actuar y llegar a un acuerdo con el mismo.

Este implicaba que, si Irán restringía la cantidad de uranio enriquecido que poseía, entonces este levantaría las sanciones económicas que había impuesto sobre el país. Irán aceptó las condiciones y, al estar de acuerdo con lo que allí se estipulaba, otros países como Francia, Inglaterra, Rusia, China y Alemania se unieron al mismo.

Este acuerdo se mantuvo en paz hasta el 2019. Año en el que, Irán anunciaría al mundo que planeaba comenzar a incumplir partes del tratado que habría firmado en el 2015. Con ello, indicaba que no solo aumentaría sus reservas de uranio enriquecido sino que aumentaría la potencia individual de cada una de las unidades.

Crecen las tensiones entre Irán y Estados Unidos

Esta acción ocasionó que Estados Unidos, que había salido del pacto en el 2018 y reinstaurado las sanciones económicas sobre Irán con algunas excepciones, tomara la decisión de poner en acción total las sanciones.

Por ello, las empresas que antes tenían un permiso especial para comerciar con el país y conseguir su petróleo ya no lo tenían. Como consecuencia, Irán se veía perjudicado al perder los clientes de la que sería su principal fuente de ingresos, el petróleo.

Irán se defiende

Por su parte, Irán ha anunciado públicamente que no pretende dejar su brazo a torcer. Debido a esto, no fue extraño ver que, el primero de junio de 2019, solo un par de meses después de su anuncio, el país declarara que oficialmente había superado la cuota límite de 300 kilogramos de uranio enriquecido.

Asimismo dejaron claro que también habían superado la concentración límite del mismo de un 3,75%. Aunque no dieron cifras exactas, aseguraron que habían creado la nueva producción para que esta se ajustara a sus nuevas necesidades.

Cabe destacar que, antes de dar este paso, el período de dos meses transcurrido entre el anuncio y la acción tuvo que ver con un plazo de espera que el gobierno iraní había presentado. Este hacía referencia a los gobiernos europeos en los que solicitaba su apoyo para cubrir y combatir los daños posibles que la sanción de los Estados Unidos le causaría a Irán.

Sin embargo, durante ese tiempo, ninguna de las otras naciones pertenecientes al pacto tomó acción alguna. Por lo que, Irán posteriormente pasó a cumplir con aquello que había prometido. Del otro lado del océano, mientras tanto, Estados Unidos, bajo el mandado del presidente Donald Trump, se mantuvo firmes en su decisión de mantener las sanciones a Irán.

La realidad virtual entrenará a soldados para detectar explosivos

El contexto de la historia

Muchas de estas tensiones también mantuvieron las emociones a flor de piel debido a otros eventos que ocurrieron en los mismos meses del 2019. En el Golfo de Omén dos barcos estadounidenses fueron bombardeados y hundidos.

Este hecho llamó la atención de las autoridades del país americano y Washington declaró con seguridad que sospechaban que ello había sido responsabilidad del gobierno iraní. Cosa que este negó por completo.

Por lo que, además del dilema de la posesión de uranio enriquecido, las naciones también estaban enfrentando un posible ataque bélico. Aunque, hasta el momento, no se ha podido probar que las acusaciones de Estados Unidos fueran ciertas.

¿Cómo está todo ahora?

En la actualidad, Estados Unidos aún se niega a retirar las sanciones y, además, otras naciones también han colocado más sanciones sobre Irán por violar el tratado del 2015. Por su parte, el país iraní continúa aumentando su producción de uranio enriquecido sin escuchar las amenazas de las naciones vecinas.

Incluso, en su momento, el Ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, declaró –cuando Irán declaró haber superado el límite convenido en el 2015 para el uranio enriquecido– que sus acciones iban orientadas a poner a Estados Unidos en su lugar. Asimismo, declaró que Irán solo buscada lo mejor para su nación y que esta reacción podría enseñar a todos la lección de “no amenazar a un iraní”.

¿Qué es tan peligroso del uranio enriquecido?

Como ha sido posible ver, uno de los epicentros más grandes de toda esta historia ha tenido que ver con la participación del uranio enriquecido. Naturalmente, el uranio se trata de un compuesto que puede ser hallado en el ambiente y trabajado para diferentes ámbitos.

Por lo general, se encuentra compuesto de dos grandes tipos de isótopos, el uranio-235 y el uranio-238. Este último se trata de aquel que se encuentra en mayor cantidad en el elemento, llegando a ser hasta el 99% del mismo.

Este isótopo es relativamente estable y convierte al uranio en un elemento seguro para su uso –con las debidas precauciones claro, ya que, aunque no es reactivo, sigue siendo tóxico. Por otra parte, el uranio-235 es altamente reactivo y puede ser fácilmente utilizado para crear reacciones en cadena necesarias para que un generador nuclear produzca energía, por ejemplo.

Sin embargo, este no es el único uso que tiene. Sobre todo cuando este se convierte en uranio enriquecido. Ya que, esto implica que las cantidades de uranio-235 aumentan y su potencial de uso también.

El uranio-235 puede ser una poderosa arma

El uranio enriquecido puede llegar a esta condición en diferentes concentraciones. Por un lado, aquellas que van de 3 a 5% corresponden con los generadores de energía nuclear de uso comercial.

Luego, aquellos que llegan hasta un 20% de concentración se clasifican como generadores nucleares de estudio. Finalmente, cualquier concentración que supere el 20% ya se considera peligrosa, ya que puede actuar como un arma.

Siendo la de un 90% la que se utiliza, por ejemplo, para las temidas armas nucleares. Es por esto que, el hecho de que un país productor de este compuesto enriquecido comience a acumular grandes cantidades del mismo llega a ser preocupante. En estimado, Irán requeriría de más de 1.000 kilogramos del elemento para poder comenzar un programa de desarrollo de armas nucleares.

Por lo que se ve, esta parece ser la dirección que está tomando el país iraní con sus acciones. Sin embargo, aún no parece haber producido suficiente. Por lo que, aún podría haber una oportunidad de que ocurra un cambio de situación que modifique el curso tan peligroso que están tomando los hechos con respecto a este tema.

Más en TekCrispy