El momento del parto se trata de un momento muy importante en la vida de una mujer y en la experiencia de una pareja. En ese instante, llega al mundo una nueva vida que será por completo su responsabilidad, para criarla y educarla.

En algunos casos, el proceso pasa con naturalidad y todo transcurre sin inconvenientes. Sin embargo, ello no siempre sucede de ese modo. De hecho, en muchas ocasiones se presentan complicaciones que pueden poner en riesgo tanto la vida del bebé como la de la madre.

    En estos casos, se suele recurrir a lo que se conoce como una cesárea de emergencia para disminuir los riesgos. No obstante, este procedimiento médico tampoco está libre de peligros y siempre resulta preferible optar por partos naturales.

    Lastimosamente, ello no siempre es una opción, sobre todo cuando se presentan condiciones que estresan al feto y causan que su vida peligre. Ahora, una nueva investigación en Australia podría haber conseguido la clave para evitar que este tipo de condiciones se presenten tan seguido.

    La teoría ha sido puesta en práctica

    https://hips.hearstapps.com/netdoctor.cdnds.net/16/01/1452171551-mumandbaby.jpgDentro del estudio, se planteaba la hipótesis de que el viagra o citrato de sildenafil puede ser beneficioso durante la labor de parto. Al ser este componente un vaso dilatador que permite una mayor y mejor circulación de la sangre, se espera que el proceso se facilite ya que el bebé puede recibir más oxígeno a través de los vasos sanguíneos.

    Gracias a ello, este no sufre de condiciones peligrosas como la asfixia intrauterina. Lo que, a su vez, hace que todo el proceso del parto suceda con naturalidad y no haya problemas. Para poder probar esta teoría, el equipo de investigadores puso a prueba el viagra en 300 mujeres del Mater Mothers’ Hospitals.

    A algunas se les suministró el viagra y a otras un placebo. Luego, se compararon los resultados y se pudieron notar dos grandes detalles. El primero es que las pacientes que tomaron el viagra tenían más posibilidades de continuar su parto sin complicaciones y que, además, el tiempo del mismo disminuía.

    El viagra reduce el estrés del feto

    https://www.washingtonpost.com/wp-apps/imrs.php?src=https://arc-anglerfish-washpost-prod-washpost.s3.amazonaws.com/public/Y6HX35QK64I6LFI6RYKQSDLEVY.jpg&w=767En esta prueba inicial, los científicos pudieron determinar con claridad el beneficio que representa el citrato de sildenafil al momento del parto. Ya que, se vuelve un aliado perfecto para permitir que el feto pueda restituir la cantidad de oxigeno que recibe entre cada contracción.

    Asimismo, la necesidad de realizar una cesárea de emergencia se reduce hasta la mitad. Tal como también lo hace la necesidad de usar fórceps para terminar de sacar al bebé durante el parto natural. Incluso, el tiempo que las mujeres pasan en labor de parto puede ser cortado a la mitad por el uso de este medicamento.

    Por lo que, es claro que este medio a través del cual se estabiliza el paso del flujo sanguíneo se trata de una mejor alternativa para evitar estresar al bebé. Lo que, a su vez, se traduce en un incremento en las posibilidades de tener un embarazo saludable.

    Un contratiempo inesperado

    https://www.sciencealert.com/images/2018-07/processed/premature_baby_600.jpgEstos resultados en un principio se vieron muy prometedores. Sin embargo, los investigadores se vieron forzados a detener la investigación por un tiempo debido a contratiempos enfrentados en otros estudios.

    Uno bastante similar que también investigaba los efectos de viagra en las embarazadas se vio suspendido luego de que 10 bebés fallecieran por afecciones pulmonares similares. Debido a la falta de conocimiento sobre las causas que ocasionaron este problema, el experimento del parto también se suspendió temporalmente.

    Sin embargo, a pesar de que no hubo más detalles sobre el porqué detrás de la muerte de los bebés –más allá de que los científicos afirmaban que muchas de las madres ya tenían un embarazo con alto riesgo de muerte fetal–, sí se pudo determinar que ambas investigaciones no eran tan similares.

    En el caso de en la que se presentaron las muertes de los bebés, el viagra se estaba utilizando desde antes como un posible “promotor de desarrollo del feto” que permitiera que este, con el flujo de sangre extra, se desarrollara de mejor modo. Una alternativa que veían perfecta para madres de alto riesgo o posibles bebés prematuros.

    Por otro lado, el estudio del viagra en el parto disminuía en gran medida el riesgo puesto que este solo era suministrado una vez durante el alumbramiento, cuando el bebé ya está desarrollado. Claramente, la primera investigación no dio los frutos esperados, pero esta podría hacer reivindicado el posible papel del viagra dentro del embarazo.

    La investigación continúa

    https://postmediamontrealgazette2.files.wordpress.com/2017/06/0617-city-preemies-jpg.jpg?quality=80&strip=all&w=371&h=277&crop=1Luego de estos altibajos, los resultados obtenidos por los investigadores son prometedores. Ha quedado claro que el uso de este compuesto solo al momento del parto puede ser muy beneficioso tanto para el bebé como para la madre.

    Sin embargo, el grupo de muestra que se usó para este experimento fue muy reducido. Por lo que, los investigadores se plantean la posibilidad de repetirlo pero usando un grupo de más de 2.500 mujeres embarazadas.

    De este modo, podrán repetir el estudio y comprobar si son capaces de replicar sus resultados. En caso de hacerlo, este nuevo descubrimiento le abriría las puertas a la medicina hacia nuevos métodos con los cuales asegurar a las mujeres mejores condiciones a la hora del parto, así como una menor probabilidad de complicaciones durante el mismo.

    Referencia:

    Reducing the risk of fetal distress with sildenafil study (RIDSTRESS): a double-blind randomised control trial: doi: 10.1186/s12967-016-0769-0

    STRIDER: Sildenafil therapy in dismal prognosis early-onset intrauterine growth restriction – a protocol for a systematic review with individual participant data and aggregate data meta-analysis and trial sequential analysis: doi: 10.1186/2046-4053-3-23