La contaminación en el planeta se convierte cada vez en un problema más y más grave. No han sido pocos los estudios que se han realizado tratando de descubrir todas las consecuencias negativa que la misma puede tener en el mundo, en nuestras sociedades y en la salud.

Cada una de ellas representa un riesgo por sus propias características, pero una que parece ganar gravedad con mucha rapidez se trata de la contaminación del aire. La polución, como también se la conoce, puede tener muchos orígenes y cada uno de estos puede afectar de forma distinta nuestro organismo.

Recientemente, el Hospital Central Médico de Niños de Cincinnati, llevó a cabo una investigación relativa al efecto de la polución producida por los autos en el desarrollo infantil. Dentro del estudio participaron casi 150 niños que fueron monitoreados desde sus primeros 6 meses de vida hasta los 12 años de edad.

Lo que reveló la investigación

https://i2.wp.com/sustyvibes.com/wp-content/uploads/2018/10/Air-pollution-1-1062x598.jpg?fit=1062%2C598&ssl=1Los grupos que se presentaron como voluntarios contaban con dos condiciones iniciales. El primero se trataba de niños que, en su primer año de vida presentaron una muy baja exposición a la polución, el segundo se estaba compuesto por infantes que, por el contrario, habían sufrido una muy alta exposición a la misma.

Con ello, fue posible constatar de forma clara que, aquellos que habían estado más expuestos, durante su crecimiento presentaban un desarrollo irregular de su estructura cerebral. Detalles como el volumen de la materia gris y el grosor cortical se veían reducidos en estos casos.

Lo que daba como resultado diferentes tipos de afecciones o deficiencias cognitivas. Incluso, el estudio probó que los niños expuestos a la polución tendían a ser más propensos a condiciones psicológicas de estrés como la ansiedad constante.

El cuidado temprano es indispensable

https://img.huffingtonpost.com/asset/5887330c1c00002d00d93e59.jpeg?ops=1778_1000Debido a este detalle descubierto, se ve que se trata de una prioridad inminente evitar que el niño en su primer año de vida tenga un contacto excesivo con estos compuestos contaminantes. Ya que, justo en esta etapa más que en cualquier otra, los perjuicios al desarrollo cerebral pueden ser más graves y

La polución afecta negativamente el desarrollo cerebral de los niños

https://scx1.b-cdn.net/csz/news/800/2020/highairpollu.jpg
Gráfico que muestra las diferentes áreas del cerebro de un niño de 12 años que se ven afectadas por la exposición a la polución. La escala va de los tonos más claros a los oscuros, siendo estos útimos las zonas más afectadas.

Tal como lo hemos mencionado más arriba, una exposición constante y abundante durante la niñez a contaminantes del aire producidos por los autos y otros medios de transporte pueden ser muy perjudiciales para el niño.

Por ejemplo, al verse la materia gris afectada, el niño puede enfrentarse a complicaciones motrices y visuales. Asimismo, también como lo hemos mencionado más arriba, la afecciones cerebrales también pueden llevar a estados mentales alterados como la ansiedad que luego pueden decantarse en otro tipo de afecciones corporales producidas por la misma.

Los daños causados son permanentes

https://miro.medium.com/max/14720/1*ZO8c1iirlztpCS-ERSZnJQ.jpegUn punto relevante que no podemos dejar de mencionar habla de las consecuencias que comienzan a presentarse en las estructuras cerebrales de los infantes. A pesar de que las complicaciones no comienzan a mostrarse como tal sino hasta los 12 años de edad, lo que se presente en esta etapa se trata de un daño irreversible.

Por lo que, el mejor tratamiento contra este problema es la prevención. Ya que, una vez el niño esté expuesto, tarde o temprano tendrá que sufrir las consecuencias.

Referencia:

Myo-inositol mediates the effects of traffic-related air pollution on generalized anxiety symptoms at age 12 years: https://doi.org/10.1016/j.envres.2019.05.009