Para muchas personas las dietas con alto contenido proteico resultan atractivas porque pueden ayudar a perder peso y desarrollar músculo, y con frecuencia son recomendadas para personas con presión arterial alta.

Sin embargo, un nuevo estudio en ratones realizado por científicos de la Universidad de Washington en San Louis mostró que las dietas altas en proteínas aumentan el riesgo de lesiones vasculares escleróticas.

Conexión examinada

Específicamente, el estudio encontró que las dietas altas en proteínas pueden causar la formación de placas vasculares inestables, cuya separación conduce al bloqueo de las arterias, lo que puede desencadenar un ataque al corazón.

Investigaciones previas, que incluyen experimentos en animales y estudios en humanos, han mostrado una conexión entre una dieta alta en proteínas y problemas cardiovasculares. Fueron estos antecedentes los que llevó al equipo a profundizar en esta materia.

La imagen muestra cómo se acumuló una placa vascular inestable en el interior de la aorta de un ratón alimentado con una dieta alta en proteínas.

Dado que las grasas son necesarias para la formación de placas, los investigadores compararon el estado de los vasos sanguíneos en ratones de dos grupos experimentales: un grupo que se alimentó con una dieta alta en grasas y proteínas, y otro que recibió una dieta alta en grasas pero con un contenido regular de proteínas.

Los ratones del primer grupo experimental (dieta alta en grasa y alta en proteína) recibieron 46 por ciento de calorías con proteínas, el triple de la dosis diaria recomendada (15 %), mientras mantuvieron los niveles de grasa.

Mecanismo revelado

Los investigadores observaron que los ratones que recibieron la dieta alta en grasas y proteínas desarrollaron un 30 por ciento más de placas en las arterias que los ratones con una dieta alta en grasas y proteínas normales, aunque no aumentaron de peso, mientras que los ratones del segundo grupo engordaron consistentemente.

Este no es el primer estudio que demuestra un aumento en el número de placas en los vasos sanguíneos en modelos con una dieta de proteínas, pero en este caso, los científicos pudieron comprender el mecanismo del proceso que conduce a tales resultados.

Para muchas personas las dietas con alto contenido proteico resultan atractivas porque pueden ayudar a perder peso y desarrollar músculo.

Las placas arteriales están formadas por una mezcla de grasa, colesterol, depósitos de calcio y células muertas. Las células inmunes llamadas macrófagos son llamadas para limpiar los vasos sanguíneos de los depósitos.

Los autores encontraron que el exceso de aminoácidos de la dieta alta en proteínas activó una proteína llamada mTOR en los macrófagos, lo que hace que estas células crezcan en lugar de realizar sus tareas. Las señales de mTOR bloquean la capacidad de las células para eliminar los vasos de la placa y desencadenar una serie de eventos que condujeron a la muerte de los macrófagos.

Como resultado, se forman grupos de macrófagos muertos alrededor de las placas, lo que solo exacerba la situación con poca permeabilidad de los vasos sanguíneos.

Los investigadores observaron que ciertos aminoácidos, especialmente la leucina y la arginina, contribuyen a una mayor activación de mTOR y a la destrucción de los macrófagos. Las carnes rojas son especialmente ricas en leucina.

Referencia: High-protein diets increase cardiovascular risk by activating macrophage mTOR to suppress mitophagy. Nature Metabolism, 2020. https://doi.org/10.1038/s42255-019-0162-4