Muchos humanos huyen de lo que temen, pero otros encuentran fascinación en sus miedos. Así pues han surgido deportes extremos, paracaidismo, montañas rusas y documentales que revelan los detalles de horrorosos crímenes de la vida real.

Aunque a algunas personas les parezca absurdo ver una película para terminar asustado, lo cierto es que el cine de terror es bastante popular y, si la trama y la dirección es buena, puede llegar a ser muy lucrativo.

De hecho, las tramas que “no son de terror” puede que lo sean también de una manera muy tácita. Y es que por lo general vemos en las películas a nuestros héroes enfrentándose a algún tipo de individuo o situación que amenaza su seguridad o felicidad, lo cual resulta bastante atractivo y genera emociones tan vivaces como las que experimentaríamos en circunstancias similares.

Intrigados por saber un poco más sobre este tema, un equipo de investigadores de la Universidad de Turku, Finlandia indagó en la filmografía antigua para intentar comprender por qué nos atraen cosas como el entretenimiento.

Las razones por las que las personas ven películas de terror

El equipo llevó a cabo una encuesta en línea con el fin de conocer la percepción de las personas sobre las películas de terror, tanto en general como respecto a lanzamientos específicos del género.

group of people staring at monitor inside room
Las personas ven cine de terror principalmente para experimentar emoción y socializar con otros.

Las primeras preguntas estaban orientadas a conocer al encuestado, sus hábitos de visualización de películas y su reacción ante las películas de terror. En las siguientes secciones le presentarán 50 de las mejores películas de terror de todos los tiempo, y luego se le preguntará si ha visto alguna de ellas o no, entre otras.

Los resultados revelan que el 72 por ciento de las personas informaron haber visto al menos una película de terror cada seis meses, siendo principalmente la necesidad de emoción, seguido por sentimientos de miedo y ansiedad las razones que los motivaron a ello.

Aunque llama la atención que también se observó que ver películas de terror era una excusa buena para socializar con otros, ya que muchas de las personas preferían verlas acompañados en lugar de solos.

Miedo a lo desconocido o invisible

view of road
La encuesta reveló que las cosas que no se veían o que no se decían eran las que más miedo causaban.

Además, el cine de horror basado en hechos reales o contado bajo la modalidad de thriller psicológico fue considerado como el más aterrador. Los encuestados se asustaban más por cosas que no veían o que estaban implícitas en lugar de lo que podían ver. El profesor Lauri Nummenmaa, del Centro PET de Turku e investigador principal de este trabajo, explica que:

“Esta última distinción refleja dos tipos de miedo que experimentan las personas. El miedo aterrador que se produce cuando uno siente que algo no está del todo bien y la respuesta instintiva que tenemos ante la repentina aparición de un monstruo que nos hace saltar fuera de nuestra piel”.

Así reacciona el cerebro ante las películas de miedo

Regiones cerebrales activas durante períodos de temor inminente (fila superior) y en respuesta a un susto repentino (fila de abajo). Crédito: Universidad de Turku.

Los investigadores también estaban interesados en conocer la forma en que reacciona el cerebro ante el complicado y cambiante entorno que caracteriza al cine de horror. Así pues hicieron que un grupo de voluntarias mirar una película de terror mientras medía la actividad neuronal en un escáner de resonancia magnética.

Observaron que a medida que la ansiedad va incrementándose lentamente, las regiones del cerebro involucradas en la percepción visual y auditiva se vuelven más activas, y la necesidad de estar alerta a la señales de amenaza se vuelve más prioritaria.

Luego de un acontecimiento repentino, la actividad cerebral cerebral en las regiones involucradas en el procesamiento de emociones, la evaluación de amenazas y la toma de decisiones se vuelve mucho más evidente, y da lugar a respuestas rápidas ante la alta probabilidad de eventos aterradores.

“Por lo tanto, nuestros cerebros nos están anticipando y preparando continuamente para la acción en respuesta a las amenazas, y las películas de terror explotan esto de manera experta para aumentar nuestra emoción”, explica el investigador Matthew Hudson.

Luego de saber lo que pueden provocar estas películas en ti, seguro te reirás en lugar de sentir miedo la próxima vez que veas cine de horror. Quizás valga la pena ser más selectivos para no emocionarnos con piezas malas.

Referencia:

Horror Movie Survey. https://www.webropolsurveys.com/Answer/SurveyParticipation.aspx?SDID=Fin1271594&SID=ebc7dd95-78b4-4a10-88d3-3ea7b6ace083&dy=365699269