El invierno es un momento alegre lleno de tradiciones familiares y suéteres cálidos. Sin embargo, es una temporada que para muchos puede ser difícil ya que en estos meses los resfriados, casos de gripe y otras enfermedades respiratorias son más propensos.

Esta época del año se distingue por cambios drásticos en el clima, la caída de las temperaturas, noches largas y menos luz solar, factores que propician que las personas pasen más tiempo en espacios interiores, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades.

Sugerencias y recomendaciones

Para tener un invierno saludable, el doctor Brent Bauer, especialista en medicina interna de Mayo Clinic, tiene consejos que te ayudarán en este propósito.

Si bien el invierno es un período de hibernación y desaceleración, nuestras vidas no necesariamente deben adherirse a este estilo de vida lenta, por lo que la primera recomendación se enfoca en mantenernos físicamente activos.

Las sugerencias y recomendaciones hechas por el Dr. Bauer te ayudarán a tener un invierno libre de enfermedades.

Si cuentas con el equipo adecuado, puedes salir, caminar y tomar aire fresco. Si está dentro de tus posibilidades puedes inscribirse en un gimnasio, o simplemente puedes subirle el volumen a tu playlist de canciones y bailar; lo importante es mantenerte activo.

Se sabe que el riesgo de resfriados y gripe es mucho más alto en los meses de invierno, lo que está muy asociado con el nivel de humedad. Entonces, explica el Dr. Bauer, a medida que baja la humedad, los resfriados y la gripe aumentan.

En este sentido, la sugerencia apunta regular los termostatos y establecer el nivel de humedad del hogar entre 40 a 50 por ciento; esto ayudará a mantenerte saludable en esta fría época.

Fortaleciendo el sistema inmune

Hace tiempo que se sabe que una nutrición deficiente aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas. Para desarrollar un sistema inmunológico saludable, señala Bauer, concéntrate en una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y legumbres. Estos alimentos vegetales son ricos en micronutrientes que proporcionan al sistema inmune todo lo que que necesita para desempeñarse al máximo.

En esta fría época del año los resfriados, casos de gripe y otras enfermedades respiratorias son más propensos.

Una de las principales razones por las que la gripe y los resfriados se incrementan en invierno es la deficiencia de vitamina D. Nuestros cuerpos necesitan luz solar para sintetizar esta vitamina, que es absolutamente esencial para que el sistema inmunológico funcione de manera saludable.

Pero en invierno muchos no reciben mucho sol, por lo que los niveles de vitamina D en estos meses tienden a disminuir. Estudios han demostrado que nuestra función inmune disminuye hasta en un 50 por ciento en los meses de invierno, cuando los niveles de vitamina D son bajos.

El Dr. Bauer no recomienda que todos tomen vitamina D, pero si tienes más de 50 años, debes considerar controlar los niveles de esta vitamina. Si es bajo, tu proveedor de atención médica puede sugerirte tomar suplementos de vitamina D, al menos durante los meses de invierno.

Referencia: Mayo Clinic Minute: Practical tips for a healthier Winter. Mayo Clinic, 2020. https://mayocl.in/2NSEeOw