La resiliencia comunitaria es una medida de la capacidad sostenida de una colectividad para utilizar los recursos disponibles para responder, soportar y recuperarse de situaciones adversas.

En tiempos de incertidumbre, el concepto de resiliencia es prometedor para preparar a las personas y comunidades para los desafíos, tanto esperados como inesperados, al tiempo que proporciona los fundamentos para desarrollar cambios más radicales para mejorar la vida de las personas.

No tan rápido: la cultura moderna evoluciona a un ritmo similar a la biológica

Capacidad unirse y apoyarse mutuamente

El mundo ha observado con simpatía cómo Australia ha hecho frente a los estragos causados por los peores incendios forestales de los que se tiene constancia. Las comunidades han quedado devastadas por esta crisis, pero muchas han demostrado una increíble capacidad de resistencia al unirse y apoyarse mutuamente a través de la angustiosa experiencia.

Las personas que se apoyan unas a otras son capaces de demostrar una verdadera capacidad de recuperación y de responder a acontecimientos terribles de manera admirable.

Los desafíos a las comunidades se presentan de muchas maneras: sociales, políticos, económicos, climáticos, tecnológicos y culturales. En los últimos años, las comunidades de todo el mundo se han enfrentado a condiciones meteorológicas extremas, graves inundaciones, ataques terroristas, austeridad y un clima político incierto.

Todos estos acontecimientos han sido significativos para los implicados, pero de modo similar a lo observado en los incendios forestales australianos, cada uno de estos eventos proporciona la oportunidad de que las comunidades se unan.

La resiliencia comunitaria promueve la autosuficiencia y pone el manejo del riesgo en manos de las comunidades, empoderando a las personas para que tengan más control sobre sus vidas.

Con esto en mente, investigadores de la Universidad de Stirling en Escocia, realizaron un estudio con el que examinaron las formas de crear resiliencia comunitaria en respuesta a eventos extremos.

Para ello el equipo llevó a cabo talleres interactivos con comunidades, académicos, organizaciones locales, servicios de emergencia y el gobierno local y nacional para examinar su comprensión de la resiliencia y sus ideas sobre las formas de desarrollarla en las comunidades.

Hacer frente y responder

Los participantes identificaron el mal tiempo, los accidentes, los ataques terroristas, la escasez de electricidad, calefacción y agua, los eventos políticos y la pérdida de empleos como serios desafíos para las comunidades.

El mundo ha observado con simpatía cómo Australia ha hecho frente a los estragos causados por los peores incendios forestales de los que se tiene constancia.

No obstante, explican los investigadores, es importante entender que para que una comunidad sea verdaderamente resiliente, debe ser capaz de hacer frente a una amplia gama de eventos, ya sean comunes o eventuales.

Con esto presente, los investigadores identificaron siete componentes esenciales para desarrollar y mantener una comunidad resiliente: (1) experiencia y memoria compartida; (2) liderazgo, compromiso y responsabilidad compartida; (3) lazos sociales y conexiones más amplias; (4) mentalidad, pensamiento colectivo, apertura para adaptarse y cambio cultural; (5) integración, inclusión, equidad y diversidad; (6) comunicación, apoyo social y coordinación, y (7) formación e identificación de las necesidades locales.

El diseño del hospital puede influir en la recuperación de los pacientes

Como hemos visto en las extraordinarias respuestas de las comunidades rurales en Australia, las personas que se apoyan unas a otras son capaces de demostrar una verdadera capacidad de recuperación y de responder a acontecimientos terribles de manera admirable.

Ser testigo de esto puede elevar e inspirar a las personas a apoyarse mutuamente y a cultivar las conexiones con sus vecinos, de modo que la próxima vez que ocurra algo extremo, estarán mucho más capacitados para hacer frente y responder en servicio de su comunidad.

Referencias:

Bushfire communities and resilience: What can they tell us? Australian Institute Disaster Resilience, 2010. https://knowledge.aidr.org.au/media/2914/ajem-25-02-08.pdf

Building a Movement: Community Development and Community Resilience in Response to Extreme Events. University of Stirling, 2019. https://bit.ly/2up7B3U

Más en TekCrispy