Se ha observado en algunos tipos de cáncer el desarrollo de una barrera en los vasos sanguíneos del tumor maligno la cual es resistente a tratamientos como la quimioterapia, y dificulta el acceso de estos y las células inmunes del cuerpo.

Pero un equipo de investigadores dio solución a ello: inventó un medicamento que evitaba la formación de esta barrera en los vasos sanguíneos. Pero la mejor parte es que este mismo medicamentos ha mostrado ser eficiente en la prevención de la propagación del cáncer.

¿La enfermedad celíaca aumenta el riesgo de muerte prematura?

El tumor primario crea las condiciones para la propagación

La profesora Ruth Ganss, una de las autoras del nuevo estudio, explica que el cáncer se propaga cundo las células cancerosas viajan a través el torrente sanguíneo, llegando así a otros órganos como el pulmón o el cerebro, donde se asientan y crecen rápidamente.

Vasos Sanguineos
Las células cancerosas viajan por el torrente sanguíneo y así pueden propagarse a otros órganos.

La autora indica que los tumores primarios segregan sustancias que hacen que los vasos sanguíneos de otros órganos sean más fáciles de penetrar. Así pues, al viajar por el torrente sanguíneo, las células cancerosas suelen asentarse en aquellos lugares donde las condiciones son óptimas gracias al trabajo del tumor primario que se estableció en un lugar distante del cuerpo.

“El tumor primario efectivamente “habla” con el sitio donde se va a formar la metástasis para que cuando lleguen las células cancerosas flotantes, encuentren un ambiente agradable y acogedor en el que crecer”.

Esta es información conocida desde hace algún tiempo. Sin embargo, la importancia del hallazgo de Ganss y su equipo radica en la posibilidad de interferir en el proceso de propagación del cáncer usando este nuevo medicamento que actúa en los vasos sanguíneos.

Los investigadores descubrieron que el medicamento puede restaurar los vasos sanguíneos que presentan con fugas, evitando así que las células cancerosas se instalen a pesar de su circulación.

Evitar la propagación del cáncer

Bajo esta premisa, sería posible extirpar el tumor primario y luego usar este mismo medicamento para evitar que las células cancerosas que circulan por el sistema sanguíneo se adhieran a otro órgano y crezcan formando nuevos tumores.

“El medicamento también establece estructuras similares a los ganglios linfáticos dentro del cáncer para atraer el sistema inmunitario del paciente y mejorar en gran medida la capacidad del paciente para reducir el cáncer”.

La gran ventaja, explica, Ganss, es que si las células cancerosas ya se han asentado en otro lugar y han comenzado a crecer, este medicamento puede aumentar la cantidad de células inmunes que ingresan al nuevo tumor para ayudarlo a reducirse.

“Así que ahora tenemos un medicamento que no solo abre el tumor primario para una mayor inmunoterapia y un mayor acceso al tratamiento, sino que también previene la propagación metastásica y si el cáncer ya se ha diseminado, entonces el medicamento aumenta la respuesta inmune del paciente al nuevo cáncer”.

El coautor de la publicación, el Dr. Bo He, señala que esta investigación se centró en el cáncer metastásico ya que la mayoría de los pacientes muere es a causa de cánceres secundarios, no primarios. La posibilidad de poder evitar que el cáncer avance supone una esperanza para los pacientes afectados por melanoma y cáncer de pulmón, en cuyos experimentos se han obtenido resultados positivos.

Referencia:

Remodeling of Metastatic Vasculature Reduces Lung Colonization and Sensitizes Overt Metastases to Immunotherapy. https://www.cell.com/cell-reports/fulltext/S2211-1247(19)31662-6?returnURL=https%3A%2F%2Flinkinghub.elsevier.com%2Fretrieve%2Fpii%2FS2211124719316626%3Fshowall%3Dtrue

Más en TekCrispy