El hipotálamo es parte de una compleja red en el cerebro que es responsable de percibir el estado nutricional y ejecutar respuestas conductuales y metabólicas a los cambios en la disponibilidad de alimentos. Como parte de esta red, el hipotálamo produce péptidos y neurotransmisores intrínsecos que influyen en el equilibrio energético de la ingesta de alimentos y en la homeostasis de la glucosa; la oxitocina es uno de ellos.

De acuerdo a los resultados de un reciente estudio que examinó el efecto de las dietas altas en grasas, el aceite de soya está asociado con cambios indeseables en la expresión de los genes hipotalámicos, al menos en los ratones.

¿Cómo vincula el cerebro los eventos para formar un recuerdo?

Efecto evaluado

El aceite extraído de la soya se utiliza para producir todo tipo de alimentos, desde aderezos para ensaladas y margarinas hasta grasas para freír. En el año 2015, un equipo de investigadores de la Universidad de California Riverside demostró que el aceite de soya induce a la obesidad, la diabetes, la resistencia a la insulina y la enfermedad del hígado graso en ratones.

El estudio encontró que los ratones que siguieron una dieta de aceite de soya tenían alrededor de un centenar de genes hipotalámicos que no funcionaban adecuadamente.

Ahora, ese mismo equipo encontró que el aceite de soya también podría afectar condiciones neurológicas como el autismo, la enfermedad de Alzheimer, la ansiedad y la depresión.

Para el estudio, los investigadores examinaron los cerebros de ratones expuestos a diferentes dietas altas en grasa. Los tres grupos evaluados fueron el aceite de soya, el aceite de coco y el aceite de soya modificado bajo en ácido linoleico.

El equipo no observó ninguna diferencia entre los efectos del aceite de soya modificado y no modificado en el cerebro de los roedores. Esto está en contraste con uno de sus estudios anteriores, el cual encontró que el aceite de soya bajo en ácido linoleico, causa menos obesidad y resistencia a la insulina.

No obstante, los investigadores evidenciaron efectos notables del aceite de soya, en sus dos presentaciones, en el hipotálamo de los ratones.

Expresión genética desregulada

El equipo encontró que los roedores que siguieron la dieta de aceite de soya tenían varios genes que no funcionaban adecuadamente, lo que condujo a una producción disminuida de los niveles de oxitocina en el hipotálamo.

El hipotálamo es una pequeña parte del cerebro que desempeña un papel crucial en muchas funciones importantes, incluyendo la liberación de hormonas.

Estos resultados muestran que, en comparación con el aceite de coco y las dietas de control bajas en grasa, las dos dietas basadas en el aceite de soya resultaron en una desregulación significativa de más de 100 genes hipotalámicos, incluidos los que tienen que ver con las vías neuroquímicas y neuroendocrinas que se sabe están vinculadas a trastornos metabólicos y neurológicos.

¿Cuánto oxígeno necesita el cerebro para su funcionamiento?

Los investigadores señalaron que los hallazgos sólo aplican al aceite de soya, no a otros productos de soya o a otros aceites vegetales. También cabe señalar que no hay pruebas de que el aceite cause las enfermedades mencionadas en el estudio.

Si bien estos resultados son claros, los autores resaltan que se necesitan más estudios, ya que los estudios en animales no siempre producen los mismos resultados en humanos. Finalmente, los investigadores esperan que estos hallazgos ayuden en el diseño de aceites dietéticos más saludables.

Referencia: Dysregulation of Hypothalamic Gene Expression and the Oxytocinergic System by Soybean Oil Diets in Male Mice. Endocrinology, 2020. http://dx.doi.org/10.1210/endocr/bqz044

Más en TekCrispy