La enfermedad de Crohn causa inflamación crónica en el sistema gastrointestinal.

La enfermedad inflamatoria intestinal es un término genérico empleado para describir a aquellos trastornos que suponen una inflamación crónica del tubo digestivo y aumenta el riesgo de desarrollar cáncer gastrointestinal. Esta se clasifica en la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC).

Los estudios actuales sugieren que la aparición de esta enfermedad autoinflamatoria está determinada tanto por factores genéticos como ambientales. Pero limitaciones como su complejidad y carácter refractario no han detenido a un equipo de investigadores en la investigación detalla de su patogénesis.

Los resultados, publicados en un artículo científico en la revista PNAS, revelan un nuevo aspecto en la patogénesis de la enfermedad intestinal inflamatoria, la cual puede suponer el punto de partida para el desarrollo de nuevos tratamientos.

La expresión de ECM1 influye en la enfermedad intestinal inflamatoria

Los investigadores analizaron muestras de tejido de pacientes que padecían un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal conocido como colitis ulcerosa, así como también en un modelo de ratones con la enfermedad inducida por DSS.

Durante los experimentos, descubrieron que el gen de la proteína de matriz extracelular-1 (ECM1) se expresaba en niveles elevados de macrófagos, los cuales en su mayoría estaban infiltrados en tejidos en condiciones inflamatorias.

Durante la progresión de la enfermedad, la expresión de este gen se indujo de manera significativa, y la presencia de macrófagos de ECM1 dio como resultado un incremento de la expresión de arginasa 1 (ARG1) y una polarización deteriorada en el fenotipo de macrófagos M1 después del tratamiento con lipopolisacárido (LPS).

Otros experimentos demostraron que la proteínas ECM1 podría jugar un papel en la regulación de la polarización de macrófagos M1 a través de la vía de señalización GM-CSF/STAT5.

Esta investigación explica los mecanismos por medio de los cuales el gen ECM1 está estrechamente relacionado con la colitis ulcerosa, algo previamente observado en 2008. Y de hecho, se observó que los cambios patológicos que experimentaron los ratones con la enfermedad intestinal inflamatoria inducida se aliviaron con la eliminación específica del gen ECM1 en los macrófagos.

Pero más allá de eso, la importancia de este hallazgo radica en la evidencia de la posible existencia de un eje regulador GM-CSF/STAT5 en los macrófagos que podría atenuar la función del gen ECM1. Esta podría ser la base para nuevos objetivos terapéuticos para la enfermedad.

Referencia:

Researchers identify a possible cause and treatment for inflammatory bowel disease. https://medicalxpress.com/news/2020-01-treatment-inflammatory-bowel-disease.html