Las criptomonedas se han vuelto un tema común en el mundo. Prácticamente, con ellas se ha desarrollado una economía paralela que parece ser mucho más fértil que la oficial de la actualidad.

Asimismo, esta ofrece mucha más libertad y posibilidades de crecimiento. Por ello, no han sido pocas las criptomonedas que se han creado ni las personas que se han dado a la tarea de ingresar en la economía que de desarrolla con las mismas.

Ahora, incluso entes oficiales como los bancos están comenzando a barajar la posibilidad de adoptar las criptomonedas como parte de su economía. Sin embargo, mucho de esta idea ha venido como una reacción a otras polémicas iniciativas privadas.

Libra ha tenido que ver con todo esto

https://www.dw.com/image/50424102_303.jpgSin lugar a dudas, la criptomoneda, Libra, que Facebook ha anunciado fue una gran protagonista del 2019. Entre altos y bajos esta se abrió paso hasta donde está ahora.

No obstante, el camino ha sido todo menos fácil. Facebook se ha encontrado con una gran cantidad de detractores, ya sea por su poca confiabilidad con el manejo de datos privado o por que su propuesta podría ser un punto de quiebre que dañaría el funcionamiento de la economía.

Este último ha sido uno de los puntos en los que los bancos han puesto más atención. Y, debido a que Libra no parece detenerse ante nada, cada vez más ven la necesidad de crear su propia criptomoneda a través de la cual defenderse en el nuevo mercado que parece estar naciendo.

Las criptomonedas en el futuro

Como lo hemos dicho, el futuro de la economía está cada vez más orientado a las criptomonedas. Los grandes bancos lo saben y por ello no han dudado en comenzar a realizar coaliciones que les permitan estar a la altura cuando el momento llegue.

¿Quiénes forman parte del grupo?

https://static.coindesk.com/wp-content/uploads/2016/12/ECB-710x458.jpgEn esta oportunidad, han sido varios entes reconocidos de Europa y de Asia los que han dado los primeros pasos en esta dirección. Específicamente, el grupo que han conformado se ha compuesto por: el Banco Central Europeo, el Sveriges Riksbank, el Banco Nacional Suizo, los bancos de Canadá, Inglaterra y Japón además del Bank for International Settlements (BIS).

En conjunto, todos tienen la meta de conseguir un consenso sobre la creación de una criptomoneda propia. Dentro de las discusiones se la ha llamado CBDC (central bank digital currency). La idea es que esta sea capaz de funcionar en cada una de sus jurisdicciones.

Discuten usos prácticos de su posible criptomoneda

Para poder aceptar la llegada de una nueva criptomoneda bancaria, todos estos entes primero deben establecer potenciales casos en los que la misma sea verdaderamente necesaria. Por ello, dentro de las discusiones se atacan áreas como la posibilidad de contar con otra moneda, además del conocido Euro, que ofrezca interoperabilidad fronteriza. Asimismo, se hablan también temas como las múltiples opciones que esta ofrece en cuanto a lo que sea el diseño económico, funcional y técnico.

No están solos en la cruzada

A pesar de que claramente los miembros de esta coalición han sido los primeros en moverse seriamente ese año en búsqueda de la creación de una criptomoneda, la verdad es que no son los primeros en tener la idea. Otras economías como la de China ya han visto en la creación de una criptomoneda una posibilidad única de crecimiento. Sin embargo, para su caso, las ideas siguen todavía solo en el papel.