Ilustración: Yoshi Sodeoka. FOTO: Max Whitaker/NYT

Sundar Pichai, CEO de Google, expresó en un artículo del Financial Times que la inteligencia artificial debería comenzar a regularse, debido a que esta podría tener grandes riesgos si se tiene un uso descuidado de esta tecnología.

El CEO de la compañía de Mountain View también sugiere que Google debería implementar algunas sugerencias para aplicar estas regulaciones. De acuerdo con Pichai, la inteligencia artificial es una de las nuevas tecnologías más prometedoras, pero la manera de aplicarla debería ser sumamente cuidadosa.

Por ejemplo, una de las aplicaciones de IA es en el software de autoconducción de coches autónomos, y es en esta área donde debería implementar nuevas reglas apropiadas. Asimismo, Sundar Pichai dijo en el artículo de opinión, que la historia está llena de ejemplos de cómo no se garantizan las virtudes de la tecnología.

“Internet hizo posible conectarse con cualquier persona y obtener información desde cualquier lugar, pero también fue más fácil para la divulgación de información errónea” agregó el CEO de Alphabeth y Google.

Además de Pichai, tanto la Unión Europea como los Estados Unidos y Australia, han estado realizando propuestas para hacer posible esta regulación. Elon Musk, CEO de Tesla, ha pedido una regulación de esta tecnología de inteligencia artificial desde hace algunos años, manifestando que la IA se trata de riesgos fundamentales para la existencia de la civilización humana.

Sundar escribió que la UE y Estados Unidos ya están comenzando a desarrollar estas propuestas reguladoras. Agregó que la alineación internacional será fundamental para que los estándares globales funcionen. Además, afirmó que para lograrlo necesitan conseguir un acuerdo sobre los valores fundamentales.

“Es igualmente importante para nosotros asegurarnos que la tecnología se aproveche para bien y esté disponible para todos” enfatizó Pichai.

Debido a que actualmente existen otras aplicaciones de estas tecnologías que se ha demostrado que aun tiene un sesgo de error, como por ejemplo el software de reconocimiento facial de Amazon Rekognition. Otras grandes empresas tecnológicas internacionales han solicitado una regulación en algunas áreas que suelen ser más sensibles.