El estricto seguimiento de un tratamiento administrado con el fin de sanar una dolencia constituye uno de los primeros factores influyentes en la recuperación del paciente, así como una actitud positiva ante la enfermedad.

Sin embargo, el ambiente donde reside el paciente también parece tener un importante impacto en este proceso. Recientemente un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) desarrollaron un estudio basado en una metodología llamada “diseño basado en evidencias”.

Organizaciones de salud y teletrabajo están en la mira de ciberataques durante crisis por coronovirus

Los investigadores evaluaron la arquitectura hospitalaria desde este punto de vista con el objetivo de establecer una relación entre las estrategias de diseño del recinto y los resultados médicos.

Sus hallazgos, publicados en la Revista Española de Salud Pública dieron lugar a una herramienta que permite identificar las mejoras que es necesario aplicar y ordenarlas en función de su costo.

Diseño basado en evidencias

Sala de estar para pacientes en la unidad psiquiátrica del Östra Hospital en Gotemburgo, Suecia, la cual fue diseñada por White Arkitekter. Crédito: Laura Cambra Rufino

Este tema ya había sido estudiado en el pasado. Un documento publicado en los años 80 en la revista Science demostró que aquellos pacientes que tenían mayor acceso a vistas vegetales desde su habitación en el hospital también necesitaban menos analgésicos. Pero además de ello, también necesitaron menos analgésicos.

Un ejemplo explicado en ocho pasos ha sido empleado para explicar el funcionamiento de este método. Si un hospital de tratamientos agudos quiere construir una nueva unidad de hospitalización, lo primero es establecer la mejora de la experiencia del paciente y el buen desempeño del personal de enfermería como objetivo principal.

Luego se identifica y analiza la literatura existente sobre los controles de enfermería centralizados o descentralizados. También se visitan las unidades de hospitalización de otros hospitales con configuraciones distintas al primero para comparar. Entonces se diseñan dos zonas de trabajo a lo largo de la unidad de hospitalización que permitan un control visual entre ellas.

¿Pueden los medicamentos de venta libre aliviar el resfriado?

Los diseñadores se plantean la hipótesis de que reducir la distancia de la zona de trabajo a la habitación podría aumentar el tiempo empleado en atender a los pacientes. Pero confirmar el desempeño actual, se aplican encuestas de satisfacción a familiares y pacientes en las unidades existentes de la institución. Así también se entrevistan a las enfermeras y se les observa para determinar el tiempo que les toman realizar diferentes tareas: atención a a los pacientes, trabajar en el ordenador, hacer relevo, coordinación con enfermería, coordinación con facultativos, y descanso.

Mientras se ejecuta la obra, el equipo de diseño supervisa el correcto desarrollo de los controles de enfermería y seis meses después los investigadores vuelven a visitar el hospital para repetir las evaluaciones para determinar y el modelo funciona.

Una nueva herramienta para mejorar el diseño de hospitales

Este tema es tan importante que The Center for Health Design, una institución estadounidense que tiene com objetivo transformar los edificios sanitarios en espacios más saludables y seguros, creó un programa de acreditación y certificación del ´diseño basado en evidencias´ (EDAC) en 2009. Por medio de este, se busca estandarizar el proceso de diseño de los hospitales e identificar a las personas capacitadas para ello.

En España, por ejemplo, la investigadora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid y autora de este nuevo artículo, Laura Cambra Rufino, se ha convertido en la primera persona en España que se ha certificado en dicho programa.

Y actualmente, Cambra se encuentra trabajando en CURARQ, una herramienta que hacer posible la evaluación de la calidad ambiental y funcional de las diferentes unidades de un hospital en funcionamiento. En comparación con otros países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Noruega o Suecia, España no tiene mucha experiencia en este campo, pero con esta nueva noticia es probable que se empiecen nuevos avances.

Referencia:

Evidence-based design accreditation and certification program for healthcare architecture reaches Spain. https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/resp/revista_cdrom/VOL93/C_ESPECIALES/RS93C_201910091.pdf

Más en TekCrispy