Microsoft IA trabaja junto a Intel y los especialistas en Data Ciencia Gramener, para ayudar  a salvar a los pingüinos de la Antártida de la extinción. El proyecto llamado “AI for Change”, está impulsado por un grupo de tecnológicas que buscan utilizar inteligencia artificial para resolver algunos de los grandes problemas del planeta.

Microsoft sigue su iniciativa Microsoft’s AI for Earth, donde junto a la consultora Gramener, especialista en Data Ciencia, usan un software especializado para ayudar a los rescatistas a contar los pingüinos sobrevivientes mucho más rápido y con mayor precisión.

Software y hardware para el planeta

Como es bien sabido, para procesar una gran cantidad de data utilizando inteligencia artificial, se requiere de un hardware poderoso capaz de realizar los cálculos de forma óptima y en el menor tiempo. En este sentido, Intel hace su parte con los procesadores escalables Intel Xeon se usaron para entrenar el modelo o la red neuronal en un entorno virtual situado en Azure, el servicio en la nube de Microsoft.

Posteriormente, Gramener utilizó la data para compararla con el kit de herramientas de Optimización de Intel para PyTorch y otras herramientas de código abierto para reducir el tiempo de capacitación a unas horas. Una diferencia considerable puesto que anteriormente podría tardar días.

“Nos enfrentamos a múltiples desafíos. Casi el 70% de las imágenes eran inutilizables, ya que la iluminación no era buena o había niebla y los pingüinos no eran visibles “, dijo el científico principal de datos Soumya Ranjan Mohanty. “Estos son fáciles de percibir para el ojo humano pero difíciles para un algoritmo”.

Para obtener la data, Gramener acudió al proyecto Penguin Watch Project, de la Universidad de Oxford, que en la última década ha obtenido millones de imágenes de las colonias de pingüinos de la Antártida, que incluyen lapso de tiempo de trampas para cámaras en más de 40 ubicaciones y ha reclutado voluntarios en línea para anotarlas.

Desde automatizar el recuento de especies de salmón en el río Nisqually hasta salvar a los pingüinos en la Antártida, Gramener y Microsoft están desarrollando modelos impulsados ​​por IA que ayudan a los investigadores y organizaciones sin fines de lucro a salvar la biodiversidad.

Actualmente, las tecnológicas buscan utilizar las nuevas tecnologías en iniciativas para el medio ambiente, en 2019, Google se asoció con Conservation International y otras organizaciones para procesar millones de imágenes en movimiento.